El fiscal penal N§ 6, Horacio Córdoba Mazuranic, resolvió ampliar la acusación para los cuatro dirigentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) considerados como cabecillas de las violenta toma de la sede gremial, el lunes pasado, donde mantuvieron cautivos a tres miembros de la comisión directiva, entre ellos al secretario general Jorge Flores. A la imputación original de "secuestro coactivo", el fiscal le sumó ahora el de "robo en poblado y en banda y daño simple", todos en concurso real. Esto implicaría que Omar Pereyra, Daniel Hipólito González, Walter Ignacio Pérez y Oscar Raúl Villa podrían sufrir penas que van de los 5 a los 15 años de prisión.
La ampliación de la acusación surgió a partir de la denuncia presentada por Flores de que el grupo que irrumpió en el sindicato provocó daños en las instalaciones y el vehículo del titular del gremio, además de robo de dinero y del disco rígido de una computadoras que contenía información valiosa. Los cuatro detenidos fueron conducidos ayer a la mañana al despacho del fiscal Córdoba Mazuranic, donde se les hizo conocer los cargos que pesan en su contra. Se sabe que el director de la causa continúa profundizando las investigaciones tendientes a determinar la participación de otras personas que habrían actuado como instigadoras del copamiento de la sede social del gremio que nuclea a los choferes del transporte público de pasajeros.
En la conferencia de prensa del martes Flores dejó entrever que uno de los mentores del golpe institucional sería el secretario adjunto Sixto Tactagi, con quien se encuentra enfrentado producto de la feroz lucha interna que se generó dentro de la comisión directiva. También estarían en la mira el destituido secretario de organización Luis López y los secretarios de Actas Carlos Martín Barros, y de Cultura, Jorge Juan Banda.
Flores dijo que Tactagi estaba en el interior del edificio cuando se produjo la toma y dejó entrever que actuó en connivencia con los intrusos, ya que en ningún momento fue hostigado por los intrusos. Dijo que distinta fue la situación suya y de los secretarios de Deportes, Miguel Rasgido, y de Acción Social, Mario López. "A nosotros nos mantuvieron encerrados y nos querían obligar a que renunciáramos, incluso fuimos agredidos con hierros y palos", aseguró.
Jorge Kienner, secretario de Interior de la conducción nacional que arribó a Salta a raíz de este conflicto, expresó su total apoyo a la conducción de Flores y condenó enfáticamente la toma del gremio. "No había ningún motivo para invadir la casa de los trabajadores y producir daños", sentenció.

“Nada demuestra el secuestro coactivo”

“No hay ninguna prueba de que los muchachos hayan participado de un secuestro coactivo”, expresó a El Tribuno el abogado Santiago Pedroza, quien ayer se hizo cargo de la defensa técnica de los 4 detenidos por la toma de la sede de la UTA. El letrado sostuvo que “como mucho podrían imputarles el delito de privación ilegítima de la libertad, sin embargo tenemos pruebas de que las cosas no ocurrieron de la forma que relató el secretario general del sindicato”.
Pedroza señaló que “hay una diferencia abismal” entre un secuestro coactivo y una privación ilegítima de la libertad, porque la primera prevé penas de cinco a quince años de presión y la segunda, de seis meses a tres años. Según el penalista, “no hay elementos que demuestren de manera categórica que las personas estuvieron cautivas. Mis defendidos me entregaron pruebas que demuestran que a las supuestas víctimas en ningún momento se les impidió salir del edificio y mucho menos que hayan sido coaccionadas ni golpeadas”.
Como prueba de lo expresado, Pedroza se refirió a la salida de Jorge Flores, de Miguel Rasgido y de Mario López, quienes abandonaron el edificio de la calle San Luís 555 siete horas después de la toma de la sede gremial. Anunció que mañana viernes presentará un escrito ante el juez de Garantías Ignacio Colombo solicitando la libertad de sus clientes sujeta a medidas sutitutivas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


- Nonnoc
- Nonnoc · Hace 11 días

Sres. serán juzgados por sus acciones y serán condenados por sus propias acciones. El juez no anduvo por la calle buscando alguien a quien aplicarle una condena.

Roberto Romero
Roberto Romero · Hace 11 días

Ahora son todos inocentes nenes de pecho. La gente que pide cosas, no roban cosas ni rocían nafta, amenazando con prender fuego todo. Se pasaron de rosca y ahora deben afrontar las consecuencias, como hombrecitos que son... A lo hecho, pecho.

enrique alcala
enrique alcala · Hace 12 días

No son trabajadores de volante es una mafia delictiva dispuesta a cualquier cosa.

Se está leyendo ahora