Llegando a fin de año comenzamos a planificar las tan ansiadas vacaciones con un desafío: no llevarnos de todo y terminar usando un mínimo porcentaje de las prendas, zapatos y accesorios.
Pero todos los años pasa lo mismo: ya está reservado el departamento, casa u hotel para el hospedaje, el auto está en óptimas condiciones, en el trabajo queda todo ordenado para que la ausencia no se note... y llega el momento de armar la valija y nos enfrentamos con las mismas dudas existenciales de siempre, con las mismas ganas de que este año se optimice el tirano espacio en la valija.
Algunos dicen disfrutar de la experiencia, pero la mayoría detesta esta parte de las ansiadas vacaciones.
Es que armar una valija de manera inteligente es casi un arte y una ciencia. Tanto que hay quienes califican esta actividad prevacacional, como una odisea porque suele ocurrir que se llevan cosas de más o se lamenta no haber incluido esa prenda que hubiese combinado con todo... o lo peor, se dejan olvidados los cepillos de dientes, o se deja a propósito el champú y después el que provee el hotel no es suficiente... y uno quisiera volver a empezar, pero ya es demasiado tarde, o demasiado lejos.
La experta Carolina Piber, directora de Hoteles.com para Latinoamérica conoce las claves para amar una valija eficaz, propia de un viajero inteligente. Carolina se basa en datos concretos como "el destino y el clima son determinantes del tipo de prendas que debemos llevar. La cantidad de días también importa, pero más importante aún es considerar las actividades que tenemos previsto realizar ya que quizás debamos adaptar algún outfit o usar más de un atuendo en un día. Este paso también nos permite descartar lo que no hace falta que llevemos".
La especialista en viajes hace referencia a la organización: "Antes de empezar a armar la valija, lo ideal es poner todo lo que queremos llevar en base al viaje arriba de la cama y ver las posibilidades de combinación de las prendas. Esto es imprescindible para evitar empacar sin planificar y permitirá detectar qué prendas faltan y sobran. Este paso también permite ver si te olvidaste de alguna prenda y si es mejor reemplazar alguna de tus elecciones por otra prenda que sea más versátil y funcional".
Recomienda también "elegir prendas básicas, sin colores demasiado llamativos: estas prendas son más fáciles de combinar por lo que necesitaremos llevar menos ropa. En general, se sugieren dos a tres prendas superiores por cada prenda inferior".
En cuanto a los accesorios, Carolina no duda: "Para dar versatilidad a estas prendas básicas, se sugiere complementarlas con accesorios (pañuelos, chalinas, collares, aros, anillos, cinturones, entre otros), que suelen ocupar menos lugar que las prendas, por lo que podemos llevar más accesorios y, con las mismas prendas, crear distintos conjuntos".
Equipaje eficiente
La asesora de imagen Laura Jordán también sabe mucho de viajes y valijas, por lo que asegura que el equipaje eficiente se arma así: "Lo más pesado siempre va en la base: camperas, jeans, etcétera. Los zapatos se envuelven en bolsas de plástico para evitar que la suela tenga contacto con la ropa. Lo mejor es separarlos para rellenar todos los huecos y aprovechar al máximo el espacio".
Agrega que "las remeras se enrollan con cuidado para llenar los lugares libres que quedan en distintas zonas de la valija o bolso. Si llevamos envases de champú u otros cosméticos, conviene sellar las tapas con cinta adhesiva. ¡Mejor prevenir que lavar! Y guardarlos adentro de un nécessaire para reforzar el cuidado".
Laura sugiere que "las típicas bolsas con bolitas de aire sirven para guardar perfumes y envases frágiles. La ropa interior va en los bolsillos interiores de la valija. Tomando en cuenta estas pautas, pueden asegurarse el armado de una valija eficiente, que no los dejará decepcionados a la hora de abrirla y sacar de adentro en buenas condiciones todo lo que han puesto y que seguramente van a necesitar y a utilizar en un viaje para recordar siempre".
Pasos a tener en cuenta
1. Armá una lista: evitá olvidarte esas cosas que te tenés que llevar sí o sí. Es bastante común que pensemos que tenemos la lista "en la cabeza" pero te recomendamos pasarla al papel. No sólo te permite organizar la ropa en grupos (para la playa, para salir, para andar por casa) sino que al escribirla seguramente recuerdes cosas que te estaban faltando.
2. Planeá: es importante que sepas qué tipo de actividad vas a hacer en vacaciones. No es lo mismo ir de vacaciones a la playa que a la montaña. Esto es fundamental para saber qué ropa vas a necesitar.
3. Separá: una vez que tengas en claro cuántos días vas a estar afuera, lo ideal es que separes arriba de la cama la ropa que querés llevarte, calculando los días. Acordate de sumar ropa en caso que haga mucho frío a dónde vas.
4. Ordená la valija: es el peor momento. Para que la ropa no se arrugue, guardá los jeans, los buzos, los abrigos y las cosas más pesadas abajo de todo. Y para que la pila de ropa quede nivelada, alterná las cinturas de los pantalones de lado a lado (uno para la derecha, otro para la izquierda). Esto es clave para que entren más cosas en la valija.
5. Los zapatos: acordate que los zapatos NO van sueltos en la valija sino que cada par tiene que viajar en una bolsita para que no se manche la ropa. Si te quedaron huecos libres, podés separarlos y guardarlos en lados distintos. Pero siempre con algún envoltorio que separe la suela de la ropa.
6. Aprovechá todos los rincones: es importantísimo aprovechar Todos los huecos y los espacios libres. Se usan para guardar la malla y la ropa interior.
7. Estuche para cosméticos: cada vez que armes una valija hay que contar con un bolso chiquito aparte para poner cosas que no querés que se te pierdan o abran como el champú, la crema humectante, la pinza de depilar o el perfume.
8. Dejá espacio: Seguramente algo te vas a comprar. Así que dejá un poquito de espacio libre.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora