La cantidad de reservas de hoteles y paquetes turísticos para las vacaciones de invierno en los principales destinos del país caen hasta 40%, indicaron a las asociaciones de turismo. Lejos de la demanda de los últimos años, los empresarios apelan ahora a promociones de último momento para intentar salvar la temporada, con precios que se ajustaron -dicen- alrededor de 20% interanual, o la mitad de la inflación anual.
Daniel García, presidente de la Cámara de Turismo de San Carlos de Bariloche, fue contundente: "Este año va a ser de ajuste". Según sus datos "la hotelería está un 40% abajo en promedio" en esa ciudad.
Bariloche siente el efecto de dos realidades crudas. Por un lado, el ajuste en el consumo de los argentinos. "El turismo no es un gasto obligado; pagar la luz y el gas, sí", dijo García. Pero también afecta la incertidumbre que significa hoy Brasil.
"Hay una estrategia muy agresiva de precios con promociones para captar clientes" en Bariloche, dijo García. El dirigente indicó que las tarifas de reservas y paquetes vienen con aumento promedio de 20%.
Para Roberto Brunello, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra), "la retracción del consumo es de entre 30 y 35%, y se nota. Estamos con tarifas casi negativas, con nada de rentabilidad" para atraer ventas, advirtió. "Esto no es nuevo, viene desde hace años. La gente empezó a irse afuera y pagar en 12 ó 18 cuotas", explicó.
Cristian Falquemberg, subsecretario de Turismo de San Martín de los Andes, fue más optimista. "Registramos buenos índices de reserva. El turista es muy fiel a este destino", dijo el funcionario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Gilgamesh Enkidu
Gilgamesh Enkidu · Hace 5 meses

no hay que ser un Gurú en Economia como para saber que cuando el Pais va Mal nos va a todos peor y sobre todo a los que dependen de un salario. sigamos esperando el Trimestre o Semestre que sea pero que llegue algun día pues la esperanza (que no es la tia de Urtubey) es lo último que se pierde.


Se está leyendo ahora