*

Valeriano Colque: "Hay que reducir las presiones inflacionarias"
El aumento que se prevé en las comisiones bancarias no escapa al contexto inflacionario que atraviesa el país. Sobre ese punto, el economista Valeriano Colque delineó un plan de solución en diálogo con El Tribuno:
¿Cuál es la propuesta substancial para bajar la inflación?
La proposición esencial a tener presente para bajar la inflación es que el camino de regreso de la alta inflación es diferente del camino de ida. Una emisión en demasía de dinero produce inflación, pero una menor emisión de dinero no necesariamente la reduce.
¿Y cuál es la diferencia?
Esta diferencia es el resultado de que, una vez que la inflación es alta, empiezan a intervenir elementos que le dan auténtica existencia propia: las presiones inflacionarias y la inercia inflacionaria.
¿Qué tipo de políticas son necesarias para bajar una elevada inflación?
Para bajar una alta inflación se requieren políticas destinadas a reducir las presiones inflacionarias generadas por las políticas fiscales, hablamos del déficit fiscal; monetarias, con la emisión de dinero para financiar el déficit; y cambiarias, con la devaluación, y los que generan inercia inflacionaria, una especie de círculo vicioso por el cual el salario sube porque suben los precios y precios suben porque suben los salarios.
Los programas económicos que se centralizan únicamente en disminuir el déficit fiscal y la emisión monetaria pero desatienden la evolución de ajustes de precios y salarios son recesivos y, por lo general, fracasan. Ocurrió en el gobierno kirchnerista, y le sucedió igualmente a Martínez de Hoz. Y los programas económicos que se centralizan únicamente en morigerar los procesos de ajustes de precios y salarios pero descuidan el déficit fiscal y la emisión monetaria suelen tener resultados a muy corto plazo pero finalizan con fuertes golpes inflacionarios.
¿Qué tendría que hacer el Gobierno?
A partir de aquella señal, y de estos y otros antecedentes históricos, sería adecuado que el Gobierno proponga una secuencia de objetivos inflacionarios descendentes para los 4 años de gestión. Por ejemplo, si hereda una inflación del 30 % anual, podría plantear inflación del 25%, 20%, 15% y 5% anual. La pauta prevista para 2016 es de 20 a 25%. Disminuya, sin eliminar, el déficit fiscal y la emisión monetaria. Continuar en los años siguientes con acuerdos salariales y disminuciones de déficit fiscal y emisión monetaria en conteste con los objetivos inflacionarios, cada vez menores, aprovechando que una vez alcanzado el objetivo del primer año, resultaría más fácil conseguirlo en los años siguientes, como consecuencia de una mayor confianza. Y una vez lograda una inflación en torno al 5 % anual, fortificar la autonomía del Banco Central y precisar un proyecto de metas de inflación, para asegurar que nunca más tengamos fracasos en materia de inflación.
Sin embargo, hay economistas que sugieren un fuerte ajuste para bajar el déficit fiscal y otros sostienen que hay que generar confianza y atraer inversiones...
Los que sostienen que la inflación se reduce bajando drásticamente el déficit fiscal y la emisión monetaria, nada dicen sobre las paritarias. Se trata de una mirada ortodoxa que produce recesión y tiende a fracasar. Para los que afirman que la inflación se reduce generando confianza y atrayendo inversiones, no se ataca ninguno de los dos factores mencionados para bajar la inflación. Mayores inversiones sirven para el crecimiento de la economía, pero no para reducir la inflación. Si se mantienen el déficit fiscal y la emisión monetaria, y los esquemas de ajustes de precios y salarios se mantienen por encima del 30% anual... además mayores inversiones traen aparejadas mayor demanda de bienes, ¿de qué manera un mayor nivel de inversiones podría bajar la inflación?
Un antecedente interesante es el de Arturo Frondizi. Asumió en 1958 con un programa desarrollista, basado en la atracción de inversiones para sectores de hidrocarburos, industria pesada e infraestructura, pero descuidando la inflación. Y 1959 fue el primer año en la historia argentina en la que la inflación superó el 100 % anual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...