Antes de darnos cuenta, el año ya pegó el salto hacia su tramo final y en pocos días volverá a ser Navidad. En Salta, seguro, se anunciará la Ciudad de Navidad que todos los años se hace con una gran producción en puesta en escena en el cerro de villa las Rosas.
En el mundo occidental, la fecha conmueve a todos porque se recuerda el natalicio de Jesús en un pesebre de Belén, hará ahora 2016 años.
Pero hay ciudades especiales para visitar durante estas fechas. Vamos a comenzar en Finlandia, en el Círculo Ártico. En la localidad de Rovaniemi se encuentra La Casa de Papá Noel, en el cerro Korvatunturi, por donde pasa la línea divisoria del Polo Norte. Napapiiri, muy cerca de la ciudad de Rovaniemi, capital de Laponia, es un lugar de cuento con casas de madera pintadas de rojo y su mágica fábrica de juguetes o la oficina de correos donde llegan las cartas de los niños, todo ello en un entorno idílico de bosques con pinos y abedules. Las agencias disponen de programas especiales para hacer turismo en Finlandia.
Seguimos, por supuesto, en la misma Belén, en Israel. Hay varios paquetes turísticos que llegan al mismo aeropuerto Ben Gurion en este diciembre. Se puede caminar alrededor de la ciudad vieja de Jerusalén el día de Nochebuena, visitando el barrio cristiano antiguo y la iglesia de Santo Sepulcro. Visitar Belén para ver la misa de medianoche en la pantalla y rezar en la iglesia de La Natividad, a lo que suman excursiones a sitios como Galilea, Nazareth y Tiberias. En el corazón de esa iglesia se encuentra lo que se supone es el pesebre a donde llegó Jesús al mundo.
Siguiendo nuestro viaje por las ciudades icónicas de estas fechas, hay varias propuestas de agencias para hacer turismo en París. Es que la ciudad se encarga de bajar los precios para esta época. París se pone elegante con las luces decorativas que adornan sus calles, edificios y monumentos históricos. Hay tours en castellano que nos llevan por arterias iluminadas. Los mercadillos navideños son una tradición y en ellos podemos encontrar puestos de comida gourmet, como pan de jengibre, vino caliente y otras delicias.

Las Navidades son la excusa perfecta para preparar la maleta y hacer el último viaje del año. Da igual si antes ya se ha estado en Nueva York, Londres o Berlín. Vivir estas ciudades en Navidad es conocerlas por primera vez. Y es que durante estos días, las ciudades se transforman por completo y sacan a relucir sus mejores galas y tradiciones.
navidad1.jpg

Otra de las tradiciones navideñas son las compras. Y qué mejor sitio que Nueva York, la capital de las tiendas, la moda y las ofertas navideñas de la "Shopping Week". Las grandes decoraciones deslumbran la ciudad que nunca duerme, la Nochevieja en Times Square es una de las más impresionantes del mundo y el gigante árbol de Rockefeller Center.
También se puede dar un paseo en carruaje por el Central Park, o patinar sobre hielo. Y miles de personas se citan en Times Square la Nochevieja, para ver caer la bola del cambio de año, entre fuegos artificiales, confeti y nieve.
Pero en Navidad es Italia la que adquiere un encanto que no lo tiene otro lugar. Los pesebres vivientes llenan las calles de Sienna, Florencia o Arezzo. Cada región celebra sus típicos mercados navideños con especial ilusión. Y Roma es lugar clave, aparte de sus luces navideñas, para visitar el Vaticano, escuchar el mensaje del Papa y presenciar las procesiones que celebran el nacimiento del Niño Jesús. Roma se llena de fuegos artificiales el 31 de enero y el concierto gratuito de año nuevo es más especial por darse en el Foro Imperial, al lado del mítico Coliseo romano. Las celebraciones se reparten por las típicas plazas romanas. Todo será inolvidable. Hay que aprovechar estos momentos y hacer una valija navideña. ¡A viajar!
París siempre nos sorprende con sus luces y su elegancia. Es que hay muchísimo para ver, desde la Tour Eiffel iluminada, a Disney World, los restaurantes y las calles llenas de lámparas. Y la misa en Notre Dame.
Italia es, sin duda, el país del romanticismo. Y en los días de Navidad, se ilumina diferente, cuando miles de personas se reúnen en las plazas para disfrutar de los cientos de pesebres vivientes, de las canciones de los coros y la comida. También se puede visitar el Vaticano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora