Vanesa Mansilla es la concejal de Aguas Blancas, que en 2015 se convirtió en el municipio número 60 de Salta. Los primeros días del mes sesionó por primera vez el Concejo Deliberante local. Vanesa no solo tiene la oportunidad de trabajar por el progreso de la localidad. También marca una diferencia al ser mujer y haber sido elegida como concejala del Partido Justicialista en su primera incursión en política.
Vanesa tiene 30 años y enfrenta un doble desafío: asumir la función pública y la maternidad. En octubre pasado, nació su primer hijo, Mateo.

¿Cómo vivieron la apertura de las sesiones legislativas?
Fue histórico para nosotros como comunidad. Hay muchas cosas por hacer. Queremos que Aguas Blancas crezca y vamos a trabajar para que ello ocurra.

¿Cuándo comenzó a incursionar en la política?
En 2015. La verdad es que no tengo experiencia en política, éste es mi primer cargo, pero sí sé de responsabilidad, trabajo y compromiso. Incursionar en política fue por ello una decisión complicada, pero me decidió el ver la necesidad de los vecinos, que durante años estuvimos postergados. Ésta es una oportunidad única para nosotros.

¿Qué implicancia tiene ser mujer y concejala?
Hoy tenemos la misma igualdad de oportunidades. Las mujeres logramos grandes conquistas y el ámbito de la política no es ajeno a ello. Yo hice mi campaña estando embarazada y en octubre pasado nació mi primer hijo Mateo. Imagino que será político el día de mañana (risas).
Hoy tiene seis meses y, si bien es difícil dejarlo, soy una persona luchadora que busca el bienestar de la comunidad.
Creo que la maternidad y la función pública no se excluyen. A veces es complicado conciliar ambos ámbitos. Pero allí es fundamental el apoyo de la familia, como en mi caso. Mi marido y mis padres me apoyaron siempre.

¿Cuáles son las obras más urgentes?
Las más urgentes son la pavimentación de las calles y la ampliación del centro de salud local para que, además, pueda contar con profesionales de todas las especialidades.
También es necesaria la construcción de viviendas y de un terciario para que los jóvenes que quieran seguir una carrera no deban viajar todos los días hasta la ciudad de Orán.
Entre las primeras medidas, se dispuso el ordenamiento tributario del municipio, con la reglamentación del código tributario local.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora