Hay un dato en el que economistas de variada extracción, tanto ideológica como académica, coinciden sin atenuantes: la inflación está en tendencia a la baja. Las diferencias de perspectivas se empiezan a observar cuando se ahonda en las causas de esa tendencia y las repercusiones que ello acarreará.
El Tribuno dialogó con economistas del plano local, quienes se expidieron al respecto de la situación actual y las proyecciones de las arcas nacionales y provinciales para 2017. La propuesta fue que cada uno de ellos organice su análisis en cinco ejes generales, que por supuesto no abarcan toda la economía ni explican acabadamente toda la realidad, pero que son de los más relevantes en la agenda política propuesta por Cambiemos.
Julio Moreno, Valeriano Colque, Julio Ibarra y Lucas Dapena hicieron sus lecturas organizando la exposición en los tópicos inflación, devaluación/tipo de cambio, inversiones, importaciones-exportaciones, empleo y salarios y situación financiera (acceso al crédito y niveles de las tasas de interés). Todos coinciden en que la inflación para 2017 rondará entre 17 y 20%.

Optimismo

Lucas Dapena, doctor en Ciencias Económicas, se mostró sumamente entusiasmado con el panorama venidero para el año próximo. Afirmó que la coyuntura nacional irá mejorando porque las políticas económicas que está aplicando el Gobierno son las correctas.
"Espero que se siga por este camino", deseo Dapena. Y bregó: "Seamos pacientes para empezar a ver las mejoras que deberían comenzar durante el primer semestre de 2017".
En la misma línea, Valeriano Colque auguró una recuperación del empleo acompañada por un alza del poder adquisitivo de los salarios. Entiende que con una inflación a la baja, el contexto de los trabajadores debería mejorar necesariamente, tanto a nivel de capacidad de consumo como así también de inclusión en el mundo laboral.
Colque mermó énfasis para la prometida lluvia de inversiones, consideró que la inestabilidad institucional que caracteriza a la política argentina hace que hasta que no pasen las elecciones de 2017 no se elija el país como enclave.
opiniones.jpg
El también doctor en Economía Julio Moreno, quien tiene como título de base el de contador público nacional, sintetizó su posición explicando que todas la variables económicas, amén de sus vinculaciones entre sí, están sujetas a los tiempos políticos y a la necesidad de Cambiemos a aferrarse al poder obteniendo una buena cosecha electoral.

Escenario político

Moreno retomó el centro de la política económica de Cambiemos: poner la inflación en un dígito. Reconoció que tal ambición será inalcanzable para el año que viene, aunque no se lo atribuyó a fallas en la hoja de ruta económica trazada por el Gobierno sino a la necesidad de atemperar los ajustes para no perder las elecciones.
Si bien para domesticar la inflación se optó por realizar ajustes en variables que afectan a gran parte de la población -servicios públicos, empleo, salarios-, en 2017 se frenaría tal recorte para no decaer en las urnas. El año próximo se detendrá la obsesión de bajar la inflación en razón de no perder terreno político.

Por lo más fino

Julio Ibarra, doctorando en Ciencias Sociales y licenciado en Economía, entiende al igual que sus pares que la inflación no estará por encima del 20%, aunque considera que tal logro se conquistó deteriorando factores sociales claves como el poder adquisitivo de los salarios y el consumo interno que sostiene a igual mercado, y la pérdida de empleos con la contracción del gasto público.
Asimismo, la política de apertura de importaciones más la liberalización plena del mercado irían en detrimento de la industria nacional, los incentivos a la producción y la sostenibilidad de las pymes y emprendimientos.
Ibarra fundamenta que la visión liberal de Cambiemos, propone un juego de libre competencia en el sector privado, sin distinguir los capitales extranjeros de los vernáculos. "Sobrevivirán los capitales más productivos, incluso si son de origen foráneo", explicó el joven investigador.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Juan Perez
Juan Perez · Hace 1 mes

el que hablo de semestre debe ser del pro, la inflación no va a bajar mientras el déficit fiscal no baje, cosa que no va a pasar, con respecto al salario de los trabajadores, va a seguir bajando, el gobierno considera que es muy alto y que así las inversiones no van a llegar, por ultimo, las inversiones no van a llegar porque el mundo esta en recesión y los inversores no van a arriesgar dinero en nada que no sea una inversión segura y a corto plazo, en lo que invierten ahora es en lebac

Jacinto Martinez
Jacinto Martinez · Hace 1 mes

Jajajaja Franco Hessling, dime de donde sacaste los datos de tu informe? Parece de Finlandia


Se está leyendo ahora