Indignados ante la falta de respuestas, los vecinos de uno de los barrios más antiguos de la ciudad exigen que se termine con la obra de ampliación de la red de agua sobre la calle Ricardo Rojas, ya que las conexiones que realizó la empresa trajeron más dolores de cabeza que soluciones.
En diálogo con El Tribuno, la presidenta del centro vecinal, Rita Celaní expresó: "Desde hace varias semanas venimos presentando notas en relación con el problema que tenemos. Sin embargo, no recibimos respuestas. Hay vecinos que se conectan clandestinamente a la red con mangueras, porque realmente lo necesitan y esto hace que las pérdidas destruyan las calles".

"Iremos al Ente Regulador"

Marcelo Rivero, tesorero del Centro Vecinal, también se mostró molesto con la situación: "Ya realizamos el reclamo en la Municipalidad y también lo haremos en el Ente Regulador porque la empresa Aguas del Norte no nos da ninguna solución. Vienen, parchan y al otro día lo mismo siguen las pérdidas. Lo terrible es que a los impuestos los cobran igual y los vecinos pagan por un servicio que no tienen", remarcó.
Rivero destacó también que desde el Centro Vecinal se vienen realizando muchas actividades pero la problemática del agua los paraliza: "Se dictan clases de folclore, tejido y defensa personal. Se sumó mucha gente y es un gran logro para nosotros, como actores de contención. Tenemos muchas ideas lindas. Sin embargo, la problemática del agua nos perjudica porque los vecinos siguen molestos y genera un clima que no nos ayuda".

También en Mirador

Cabe destacar que las quejas en toda la ciudad son cada vez más frecuentes con respecto al trabajo que viene realizando la empresa Aguas del Norte.
En referencia al tema, José García, vecino del barrio El Mirador expresó: "Ellos te cobran todos los meses y si lavás el auto o regás las plantas te hacen una multa. Sin embargo, si tenemos que preservar el agua, hay pérdidas en todo Rosario de la Frontera por el mal desempeño que ellos vienen teniendo".
Los vecinos expresaron además que cuando llaman a los teléfonos de atención permanente de la empresa solo se puede escuchar la voz grabada en una computadora y no se puede hablar con una persona que anote el reclamo, que comprenda la situación o a quien explicarle las razones de una urgencia o los problemas que causa una pérdida constante, no solo porque se desperdicie el líquido elemento, sino porque se genera un problema que afecta a todo un sector de la sociedad rosarina.
Lo concreto es que hay un reclamo a una empresa concesionaria de un servicio público, que tiene ya bastante tiempo, cuya solución no aparece en el horizonte barrial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora