Cuarenta robos en menos de diez días y una espera de cinco años por agua corriente fueron los motivos principales por los que vecinos de barrrios El Dique, El Sol y Robles, entre otros, cortaron ayer la ruta 51.
La protesta comenzó a primera hora y evidenció un reclamo que tiene muchos años. Con algunos vehículos parados al costado de la ruta y el malestar de quienes transitaban por allí, el corte se extendió hasta pasado el mediodía.
La medida se levantó hasta mañana a las 10.30, cuando los vecinos se reunirán con el intendente de Campo Quijano, Manuel Cornejo.
"Queremos más seguridad y que nos devuelvan la paz"; "Tenemos que rogar por nuestra agua"; fueron algunas de las leyendas en las pancartas exhibidas por los manifestantes.
"Agotamos todas las instancias administrativas y esta es la única manera que tenemos de que nos escuchen. No podemos seguir en las mismas condiciones", aseguró Ana Gentile, integrante de una comisión vecinal que nuclea a cerca de 300 familias.
Hasta hace un mes las esperanzas estaban puestas en que en octubre iniciarían las obras de conexión del agua corriente.
De acuerdo a lo expresado por los residentes, los trabajos se postergaron hasta 2017, sin que nadie les haya dado una explicación oficial al respecto.
"Hace veinte días desde Obras Públicas de la Provincia y Aguas del Norte nos dijeron solamente que no podrían conectarnos el agua y que las obras recién se incluirían en el presupuesto del 2017", aseguró Gentile.
Actualmente la provisión del servicio se realiza mediante tres camiones cisternas que se hacen presentes cuatro veces por semana. La frecuencia y la cantidad del líquido que les dejan, según los vecinos, no alcanza para cumplir con necesidades básicas como cocinar, lavar e higienizarse.
Inseguridad
Para quienes viven en la zona (desde el kilómetro seis hasta el kilómetro doce) sobre la ruta 51, la presencia policial es escasa, ya que el destacamento de la fuerza que tiene jurisdicción sobre el lugar no contaría con más de diez efectivos.
"Somos víctimas de continuos robos y estamos cansados de vivir de esta manera. Queremos que las autoridades prevean esta situación, que no es nueva ni tampoco desconocida para ellos. Hace cuatro años que vivo aquí y los cortes de ruta son la única forma de que nos escuchen", aseguró Normando Martínez, otro vecino.
Los robos no llegan a tener diferencias de días ni de horas, y en algunos casos se cometen con violencia, por lo que presencia policial es una necesidad urgente para los vecinos.
Luego de algunas horas de reclamo sobre la ruta 51, las respuestas llegaron. Lo hicieron con una promesa de reunión para mañana a las 10.30 en la Municipalidad de Campo Quijano y la presencia de representantes de la empresa Aguas del Norte.

Esperan que las obras se hagan este año
"Queremos que las obras de conexión del agua sean este año y no que nos sigan peloteando", dijo José Díaz, de la comisión vecinal. De no existir mañana respuestas al respecto, la protesta volverá sobre la ruta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora