Agosto ya transcurre los últimos días y, según las previsiones climáticas históricas, las primeras lluvias se presentarán en las últimas semanas de octubre y las primeras de noviembre. Si las precipitaciones llegan con fuerza dentro de 7 semanas, los vecinos del asentamiento Nuestra Señora del Carmen y de barrio San Cayetano pueden vivir una nueva tragedia.
En febrero las aguas que desbordaron desde el canal oeste (como se conoce la zona) afectaron una decena de viviendas, y los vecinos vieron cómo el agua superaba el metro y medio de altura y hasta dos, cubriendo muebles, destrozando artículos electrónicos y dejando a la miseria sus casas.
Sobre el margen derecho del canal, desde hace 20 años cientos de familias levantaron sus viviendas. Rosa vive junto a sus dos hijos al lado de una pasarela peatonal. A principios de años su casa fue una de las tantas afectadas por el desborde del canal oeste. "Vivimos hace 20 años acá. Seguimos siendo ilegales, porque nunca se regularizó nuestra situación. No tenemos los servicios como se debe y si te quejas, no hay solución", le aseguró a El Tribuno.
Pascual es su vecino y vive junto a su pareja, dos hijos y su cuñada en la misma zona. La habitación que construyó sobre la vera del canal y donde funciona su cocina, baño y lavadero fue una de las más afectadas durante la inundación de febrero. "El agua entró por la ventana. Nunca, en todos los años que vivo aquí, vi nada parecido. Los vecinos dicen que la obra de la avenida es la que desencadenó todo esto. Pero además el canal está lleno de basura", contó Pascual.
Los vecinos de este asentamiento que son linderos al canal no cuentan con servicio de cloacas, por lo que todos los líquidos de desechos van directo al canal, a cielo abierto. A eso se suma la acumulación de pastizales y basura. Todo genera un tapón gigante, que cierra el paso del agua en la segunda pasarela peatonal.
Sobre la vereda de enfrente del asentamiento Nuestra Señora del Carmen se encuentra el barrio San Cayetano. Allí los vecinos que viven en dúplex, desde hace más de 30 años, también padecen la falta de cuidados del canal oeste. "Todos los muebles quedaron fundidos por al agua contaminada", recordó Dolores.

Cuestiones sanitarias y antecedentes

Pascual, vecino del asentamiento Del Carmen, no dudó en asegurar que durante los pocos días de calor, desde el canal se levanta una columna de malos olores a lo que se suma la presencia de mosquitos. "Tanto que hablan de la campaña contra el dengue y acá tenemos de todo. Imaginate lo que será esto en el verano y no quiero saber si llueve fuerte", dijo entre bronca y reclamo, ante la situación en la que se ve obligado a vivir.
El pasado 21 de marzo, El Tribuno publicó la denuncia de los vecinos sobre el estado del canal. Desde entonces, no se tomaron acciones, y la situación de acumulación de basura y pastizales se agravó sin control.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora