Casi agotadas las vías administrativas y las notas elevadas a los distintos organismos tanto provinciales como municipales, los vecinos de barrio San Nicolás, ubicado frente al denominado loteo de Parque La Vega, expresaron un fuerte repudio a la actitud de indolencia y desconsideración ante sus reclamos.
Ellos vienen solicitando que los organismos correspondientes cumplan con las tareas para mantener la calidad de vida y servicios que resultaron afectados luego de la caótica e irregular entrega de los terrenos en el loteo.
Como se sabe, a principios de febrero, casi 850 familias se asentaron en los terrenos ubicados al sur de la ciudad, en cercanías de la rotonda de Limache. Las evidentes irregularidades en la entrega de los lotes determinó la intervención de la Justicia que dispuso varias detenciones. Pero esas entregas irregulares, que resultaron abiertas estafas contra cientos de personas de escasos recursos, dejaron otro tipo de perjuicios a los vecinos preestablecidos en la zona.
Permanentes bajas en la tensión eléctrica y la presión de agua, déficit de alumbrado y transporte público, se suman a la falta mantenimiento en los espacios verdes y el incumplimiento de las obras de pavimentación aprobadas y notificadas desde el año pasado. Sobre este último punto los vecinos insisten por las obras que fueron aprobadas y notificadas en julio del año pasado mediante el expediente 041054-SG-2013.
Se trata de un total de ocho cuadras que restan de la pavimentación que desde hace varios años se viene realizando en forma fragmentada. Esto provoca roturas frecuentes en las obras concluidas, por lo cual el transporte público también se ve interrumpido en varias oportunidades.
Estos problemas determinaron también un notable incremento en los casos de inseguridad. Los vecinos tienen frecuentes contactos con autoridades policiales, encabezadas por el comisario Lisandro Cejas, pero temen que con el aumento de los lotes que ya fueron sorteados, el problema se profundice ante la evidente falta de personal humano y equipos para mantener la vigilancia en la zona.
Los vecinos de San Nicolás se sienten discriminados por las autoridades y vulnerables frente a los nuevos asentamientos y no descartan recurrir a la Justicia que ya observó las irregularidades y ordenó la detención de varias personas. Es fácilmente comprobable que los lotes no cuentan con conexiones de agua, cloaca ni electricidad. Esto afecta la provisión de estos servicios para los vecinos que viven en la zona desde hace 20 años aproximadamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora