Alrededor de 30 vecinos interrumpieron ayer los trabajos que realiza una empresa privada para poner en funcionamiento la estructura de señal de telefonía celular.
Los ocupantes aducen que se vulneró la ordenanza vigente que prohíbe el funcionamiento de este tipo de antenas a menos de 1.200 metros de la última vivienda habitada.
La toma es pacífica y la protesta se expresa con pancartas que cuelgan del alambrado perimetral. "No puede ser que habiendo una ordenanza promulgada por el propio intendente Manuel Cornejo, que prohíbe la instalación de este tipo de antenas, se haya otorgado una prefactibilidad. Estamos a 25 metros de la última casa y más atrás hay un barrio que lleva décadas en este sector del pueblo" contó a El Tribuno Marcela Torres una de las vecinas que participa de la toma.
La documentación que esgrimen es "el contrato con la empresa de telefonía firmado por un familiar directo del intendente por un valor de $480 mil y con vigencia por 10 años y la prefactibilidad otorgada en 2015 por el director de Obras Públicas, indicando que la zona era de improbable crecimiento urbanístico".
"Nosotros pretendemos que el intendente nos reciba y nos explique estas irregularidades, pero se niega a recibirnos y los concejales no saben nada", acotó Torres.
Cabe consignar que la misma antena estuvo anteriormente en pleno centro de Quijano. Y dejó de funcionar porque no se concretó un acuerdo con el dueño del terreno donde estaba erigida. Ahora se ubica en inmediaciones de los cerros del norte, entre las vías del ramal C-14 y un canal de riego, donde hay un terreno de propiedad de un familiar del intendente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora