La génesis del escándalo por la entrega irregular de lotes en Parque La Vega se remonta a la madrugada del 3 de septiembre de 2012, cuando más de mil personas ocuparon una decena de hectáreas en Finca Valdivia. A ese asentamiento lo llamaron "Rebelión".
Tres años y medio después, más de 200 presentaciones penales y testimonios reunidos por El Tribuno para este informe periodístico empiezan a mostrar los alcances de las adjudicaciones, ventas y reventas ilegales de parcelas que disparó aquella toma planificada.
Denuncias y testimonios concretos revelan que más de la mitad de los 812 terrenos adjudicados en Nueva Esperanza (Atocha) en julio de 2014 y de los 833 que se entregaron en Parque La Vega el pasado 5 de febrero fueron negociados al margen de la ley.
Todas las fuentes consultadas por ese diario coincidieron en que, solo en las dos urbanizaciones estatales citadas, se vendieron ilegalmente lotes por más de $20 millones.
La causa que se abrió tras la entrega del 5 de febrero en Parque La Vega tiene imputados hoy por asociación ilícita y exacciones ilegales a dos exsecretarios de Tierra y Hábitat, Diego Nicolás Barreto y Rodrigo Diez; a un exempleado de ese organismo, Roberto Martín Nellessen; a dos punteros de la agrupación política MILES, Esteban del Corazón de Jesús Clemente y su esposa, María Cynthia Martínez, y a otro de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Nelson Horacio Salazar.
Cuatro de los imputados, Barreto, Nellessen, Clemente y Salazar, están detenidos desde comienzos de mes.

Asentamiento "Rebelión"

La ocupación de tierras del 2 de septiembre de 2012 fue organizada por la CCC para forzar al Gobierno provincial a entregarle a esa organización 600 lotes (300 en Nueva Esperanza y otros tantos en Parque La Vega). Ello está reconocido por los propios referente de la toma (incluido el detenido Salazar) en declaraciones publicadas por el órgano oficial del Partido Comunista Revolucionario (PCR) de Argentina.
Tras la ocupación de Finca Valdivia la organización dio un gran golpe de efecto el día de la procesión del Milagro (15 de septiembre), cuando alrededor de tres mil personas llegaron a tres cuadras de la Catedral en reclamo de terrenos para vivir.
Fue ahí donde el entonces subsecretario de Tierra y Hábitat, Diego Barreto, apareció como negociador
Luego de caldeadas reuniones con dirigentes de la CCC, Barreto les aseguró la entrega de los 600 lotes. Con el acuerdo cerrado, 28 días después de la toma las carpas se levantaron y el asentamiento Rebelión desapareció.
Antes, otro grupo desprendido de la misma ocupación, pero distanciado de la CCC, negoció con Barreto -dirigentes de MILES, la organización que lidera a nivel nacional Luis D''Elía- su propio cupo de terrenos.
Con los lotes asegurados mediante asignaciones discrecionales, comenzó el festival de estafas. Dirigentes, punteros, empleados y funcionarios vieron en la crisis habitacional una oportunidad de sumar militantes, votos y billetes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...