Colombia no es el único destino que eligen los desesperados venezolanos por la escasez en su país y más de 50 mil personas viajaron cientos de kilómetros para comprar alimentos, fármacos y provisiones, ya que en su país no hay.
"Es un lujo estar aquí porque no todos lo pueden hacer", destacó Ana María Sotomayor, una mujer que viajó muchos kilómetros para poder llegar.
En su desesperación por conseguir alimentos y medicinas, los venezolanos son capaces de cualquier cosa. Los últimos dos fines de semana, miles cruzaron la frontera con Colombia para conseguir allí los productos que escasean en su país. El domingo 10 de julio pasaron más de 30.000 personas y, el último domingo, se movilizaron más de 150.000. Pero Colombia no es el único destino elegido. Desde el sur de Venezuela, miles cruzan a diario a Brasil. La creciente presencia de venezolanos en la frontera con la nación más grande del continente. La prensa brasileña mostró la avalancha de venezolanos buscando comida en la localidad brasileña de Pacaraima, a 15 kilómetros de Santa Elena de Uairén, sino también casos de detenciones por delitos, así como de deportaciones por estar ilegales en tierras brasileñas. Comercios que estaban cerrados durante años volvieron a abrir en vista de la gran demanda de los venezolanos. Arroz, harina de trigo, pasta de dientes, jabón en barra y todo tipo de remedios son los más buscados. Neumáticos, que durante muchos años fueron comprados por brasileños en Santa Elena, ahora se venden en las aceras de Pacaraima para los venezolanos que vienen de todas las regiones del país. El flujo de venezolanos a Pacaraima es similar a lo visto en Colombia, donde miles cruzaron para comprar alimentos y medicinas los últimos dos fines de semana. El empresario José Gonzáles comentó que las ventas casi se duplicaron, por lo que consideró la necesidad de contratar a dos empleados y probablemente necesite más. "Estoy esperando porque dicen que la frontera estará cerrada por el presidente de Venezuela. Si no es así, voy a contratar a tres vendedores", subrayó.
La mayoría de los venezolanos que cruzan a Brasil lo hacen en vehículos pero muchos pasan a pie también. Llevan mochilas y grandes bolsos para poder trasladar todo lo que compran en el país limítrofe.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 4 meses

Recuerdo la época de Allende en Chile, donde un gran regalo que se podía llevar a ese país era un pan de manteca. O muchos años más atrás en la Argentina de Perón (alrededor de 1953) había que hacer largas colas para conseguir papas y el pan era horrible. En síntesis: los ismos y dictaduras no sirven.


Se está leyendo ahora