La combinación entre la debacle económica, el descontento social y la crisis política son los ingredientes de una "tormenta perfecta" que se cierne sobre el horizonte. Mientras Nicolás Maduro relevaba de sus funciones al Ministro de Economía Luis Salas, quien había sido designado hacía solo 40 días, la Asamblea Nacional, con amplia mayoría opositora, aprobaba un dramático llamamiento a la Organización Mundial de la Salud para que colabore para evitar una "crisis humanitaria" y sancionaba también una amnistía a los presos políticos resistida por el Gobierno. Tras el relevo de Salas, Maduro anunció una devaluación del bolívar del 59 % y un drástico aumento del precio de la nafta, congelado desde hace 20 años. En uno de sus clásicos discursos de tono apocalíptico, Maduro subrayó que "tenemos la nafta más barata del mundo. En Estados Unidos un litro cuesta 0,78 centavos de dólar, en Colombia está en 1,08 dólares y en Venezuela está en 0,01 centavos de dólar". La nafta aumentó a 0,60 centavos de dólar. Sigue siendo barata pero el incremento fue del 6.000 %. Hasta ahora, los venezolanos llenaban el tanque de nafta por el precio de un café. El sucesor de Salas es Miguel Pérez Abad, hasta ahora Ministro de Industria y dirigente de la oficialista Federación Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas. Aunque se lo considera bastante más competente que Salas, los círculos empresarios estiman que su nombramiento implica querer apagar un pavoroso incendio con un vaso de agua. Jorge Roig, extitular de Fedecamaras (la principal central empresaria venezolana), afirmó que el cambio demuestra una "total improvisación".
Acosado por la crisis, el régimen de Caracas se sumó en la OPEP a una propuesta conjunta de Rusia, Arabia Saudita y Qatar para reducir la producción de petróleo, a fin de frenar la abrupta caída del precio internacional. Los ingresos por la venta de combustibles, que representan el 96 % de las exportaciones venezolanas, vienen cayendo en picada y agravan la crisis fiscal. En 2015 las exportaciones petroleras fueron de 12.587 millones de dólares contra 37.000 de 2014, lo que significa una caída del 293 %.
"Simultáneamente, Maduro reveló la detención de tres jefes militares, acusados de promover un "plan desestabilizador"
Las reservas monetarias del Banco Central apenas superan los 15.000 millones de dólares, un 24,7 % menos que hace un año, lo que pone a la economía al borde de la cesación de pagos. Salas, un joven teórico que sostenía que la crisis venezolana es consecuencia de la "guerra económica" desatada por Estados Unidos contra la "revolución bolivariana", defendía la tesis de convertir la necesidad en virtud y decretar una moratoria unilateral de la deuda pública antes de incurrir en un incumplimiento forzoso. Venezuela lidera el ranking mundial de inflación. En 2015 la cifra admitida por el gobierno fue del 141 %, mientras que las consultoras privadas consignan un 250 %. Fuentes del Banco Central deslizan que en enero la inflación trepó un 30 %. Para 2016, la estimación del Fondo Monetario Internacional es del 720 %. La hiperinflación está a la vuelta de la esquina. Mientras, la economía está sumida en una honda recesión. En 2015, el producto bruto interno cayó un 7,1% sobre una contracción del 2,4 % en 2014. El FMI estima que este año el descenso del producto será del 8%. Como resultado, los venezolanos padecen la escasez de alimentos y el desabastecimiento de medicinas y otros artículos de primera necesidad. Las panaderías reducen su producción por temor de quedarse sin trigo, cereal cuya importación está monopolizada por el Estado y se adquiere en Estados Unidos y México. Hay molinos parados por falta de la materia prima importada. Las fábricas de galletitas paralizaron su producción. Nada funciona normalmente.

Conflictos de poderes

El agravamiento de la crisis económica va de la mano de la acelerada agudización de la crisis política. La amnistía a una nómina de 75 presos políticos, encabezada por el líder opositor Leopoldo López (condenado a trece años de prisión), que fue aprobada por la Asamblea Nacional, será vetada por Maduro y, en caso de insistencia legislativa, declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia, dominado por el "chavismo". La cuestión amenaza con erigirse en el pico culminante de un homérico conflicto de poderes de imprevisibles consecuencias. El encendido debate parlamentario de la iniciativa opositora puso en blanco sobre negro los alcances de la disputa. Henry Ramos Allup, el veterano político opositor elegido titular de la Asamblea, señaló que "este gobierno en agonía no podrá seguir sosteniéndose de espaldas a la realidad". Diosdado Cabello, su antecesor en el cargo mientras el cuerpo legislativo fue dominado por el "chavismo", fue terminante: "aquí ustedes pueden hacer lo que quieran, pero esa ley de impunidad no va a ser ejercida ni a ser aplicada. No puede haber libertad para los asesinos".
En los próximos días, la oposición avanzará con su proyecto de "referéndum revocatorio", una institución prevista en la "constitución bolivariana", que también será sancionado por el Parlamento y desconocido por Maduro. A partir de allí, el ala moderada de la Mesa de Unidad Democrática, encabezada por el gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, será desbordada por la corriente más radicalizada, liderada por el encarcelado López, quien plantea que, una vez agotadas las instancias institucionales, no quedaría otra opción que salir a la calle para exigir el cambio de gobierno.
Políticamente acorralado, el "chavismo" tiene también una sola alternativa: "volver a las fuentes" y recurrir a las Fuerzas Armadas. Al fin de cuentas, ése fue el origen del poder de Chávez y su principal base de sustentación. De allí que comience a hablarse de la hipótesis de un autogolpe. El general retirado Antonio Ribero, vinculado a la oposición, denunció la existencia de un plan para desplazar a Maduro y entronizar a una "Junta Cívico-Militar" en la que participaría, como figura decorativa, algún dirigente de la oposición. Ribero mencionó incluso tres posibles integrantes de esa junta: el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, el Ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, y el canciller Miguel Rodríguez Torres.
Como prueba del clima deliberativo que invade las filas castrenses, la prensa venezolana se hizo eco de la versión sobre un presunto cónclave que se habría realizado días pasados en un cuartel de Caracas, donde varios jefes militares dialogaron francamente sobre la posibilidad de un estallido social y la necesidad de elaborar un "plan de emergencia" para restablecer el orden público y evitar la anarquía. En tanto, se conoció una carta suscripta por un grupo de generales retirados que reflota una antigua denuncia sobre la presunta nacionalidad colombiana de Maduro y sostiene que "la Fuerza Armada no puede ser indiferente ante esa grave denuncia, que además de poner en duda la figura de su comandante en jefe, pone en riesgo la seguridad y la defensa de Venezuela". Las raíces históricas en las Fuerzas Armadas venezolanas. Lo que se avecina en Venezuela es el inminente colapso del "chavismo", en un escenario de confrontación abierta entre dos bandos beligerantes bien definidos, con escasas posibilidades de negociación entre ambos y altísimo riesgo de un estallido de violencia generalizada. Es casi imposible que un panorama semejante no demande la intervención de los diversos organismos regionales, desde la Unasur hasta la OEA, y se convierta en el punto central de su agenda política.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Guillermo Lopez
Guillermo Lopez · Hace 9 meses

Es lo que tiene que suceder en Venezuela, este Maduro se cree Dios!, y no es así, la gente se tiene que dar cuenta que éste tipo no dá para más, se tendría que ir solito, porque lo que se viene en Venezuela será terrible, tendría que darse cuenta e irse de una vez, allí la izquierda no dá para más. Que quieren un levantamiento popular como yá ocurrió hace años?

korolev Serguei
korolev Serguei · Hace 9 meses

La economia de venezuela es el petroleo, como sabemos estubo a 120 dolares el barrill y ahora estan por debajo de los 30 dolares, que se puede esperar de una economia que se basa en el petroleo???


Se está leyendo ahora