El presidente venezolano Nicolás Maduro decretó ayer el "estado de excepción y de emergencia económica" para "neutralizar y derrotar la agresión externa", ante el referéndum revocatorio que la oposición de derecha impulsa en su contra. La medida pretende dar "protección de nuestro pueblo, de garantía de paz, de garantía de estabilidad, que nos permita durante este mes de mayo, junio, julio, y toda la extensión que vamos a hacer constitucionalmente durante el año 2016 y seguramente durante el año 2017, recuperar la capacidad productiva", dijo el mandatario.
Maduro no detalló si la medida implicará restringir derechos civiles, y criticó un encuentro que sostuvieron el viernes dirigentes opositores con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. La declaratoria del Estado de excepción fue respaldada de inmediato por el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y la canciller Delcy Rodríguez. "Hermano presidente Nicolás Maduro, cuente con nuestro apoyo al decreto de estado de excepción para enfrentar las amenazas contra la patria", comentó Cabello.
En un foro en Miami, el jefe de la OEA dijo que el referendo revocatorio debe realizarse antes de diciembre, y planteó la posibilidad de invocar la Carta Democrática Interamericana para debatir el estado de la democracia venezolana en la OEA. Si la consulta no se realiza este año "se estaría afectando la posibilidad del pueblo de expresarse", afirmó el diplomático, subrayando que ello constituiría el "peor acto de corrupción política".

Paralización industrial

Cuatro plantas cerveceras de Polar -la mayor productora de alimentos y bebidas del país- están en la mira, luego de que el pasado 30 de abril cesaran operaciones por falta de divisas para importar insumos, dentro del severo control de cambios impuesto en 2003.
Polar cubre 80% del mercado cervecero, y sus marcas prácticamente desaparecieron de los expendios, tras lo cual los precios de la competencia se duplicaron en un par de semanas. Pero no solo Polar podría ser intervenida, considerando que los empresarios venezolanos aseguran trabajar al 43,8% de su capacidad instalada por deudas con proveedores internacionales, falta de insumos y un severo control de precios que afecta la estructura de costos.
"Estamos hablando de un 25% de todo el parque industrial venezolano" que no cuenta con divisas para reactivar operaciones y podría ser afectado por la medida, advirtió el diputado opositor y economista José Guerra.
El legislador aseguró que esta medida es "el camino hacia el desastre" y contraerá más las economía.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


PATROCLO REY
PATROCLO REY · Hace 6 meses

GRACIAS A DIOS QUE ZAFAMOS DE TODO ESE DELIRIO KK

MAXIMO KIRCHNER
MAXIMO KIRCHNER · Hace 6 meses

ESTE ERA NUESTRO FUTURO SI GANABA EL FORRO LAME TACO, DE SCIOLI

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 6 meses

por poco No caimos igual que Venezuela......por poco gracias a los 700 mil pensantes .....ZAFAMOS DEL CAOS.....IBAMOS A SER LA REPLICA DE ESE PAIS ..........GRACIAS A LA BANDA DE CFKKKKK....!!!!!


Se está leyendo ahora