La merma en las ventas, el aumento de las tarifas, el pago a empleados y lo que cuesta tener un local habilitado y al día están poniendo en una difícil situación a los comerciantes de los diferentes rubros de San José de Metán.
"Los gastronómicos sufrieron bajas en las ventas de hasta el 30%. Esto sumado a la suba de tarifas, hace que los negocios estén a punto de cerrar", dijo Fernando de San Román, presidente de la Cámara de Comercio de Metán.
Los comerciantes presentaron recientemente una nota en la Municipalidad para pedir controles sobre las casas de barrios y locales no habilitados que ejercen una competencia desleal.
"El problema es que las ventas bajaron mucho. Los negocios chicos, menos consolidados, casi no tienen movimiento. Este tema será tratado en la próxima reunión de la Cámara", adelantó San Román.
En los comercios de otros rubros como indumentaria, la disminución de las ventas también es notoria. "A todos los negocios les bajaron las ventas. Esto se debe a la difícil situación económica y a las prioridades que debe establecer el consumidor", dijo el presidente de la Cámara de Comercio.

Piden más controles

Dueños de confiterías y locales de venta al público solicitaron a las autoridades controles e inspecciones en locales no habilitados, ya que aseguran que vienen sufriendo desde hace tiempo una competencia desleal.
“La baja en las ventas y la suba de las tarifas hizo que muchos negocios estén por cerrar” Fernando de San Román, Cámara de Comercio
Presentaron una nota en la Municipalidad en la que pidieron formalmente al intendente Fernando Romeri que proceda a hacer efectivo, a través de la Secretaría de Inspección y Control, las inspecciones pertinentes en las casas particulares que realizan venta a domicilio. "Nos vemos enormemente afectados y más aún con estos locales que efectúan una competencia desleal", señalaron los comerciantes en la nota dirigida al jefe comunal.
Solicitaron que se haga cumplir la legislación y las ordenanzas vigentes en ese sentido. "Se debe cuidar a los comercios que, como nosotros, contribuimos y estamos en regla", remarcaron.
"La situación económica es muy complicada. Por eso pedimos que se tomen las medidas correspondientes", dijo Daniel Montero, uno de los comerciantes afectados.
Montero señaló que en la ciudad hay muchos locales y casas de barrio que no están habilitados para comercializar comida y hacer delivery y que es necesario controlarlos.
En la mayoría de los casos se trata de venta de sándwiches de milanesas, empanadas y pizzas. Pero hay otros que también ofrecen comidas elaboradas, que se pueden pedir hasta a través de las redes sociales.
"A nosotros nos cuesta mucho tener abiertos nuestros comercios y estar en regla. Por eso esperamos una respuesta favorable de las autoridades", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora