*

Viaje de terror en Cafayate: el chofer habría estado ebrio
Era el último día de los feria­dos del carnaval. Un grupo de turistas de la provincia de Bue­nos Aires visitaba la tierra del sol y del vino en Cafayate. Con­trataron a una empresa cafaya­teña para hacer los clásicos re­corridos turísticos, esos que ningún visitante debe dejar de ver. Subieron a una combi y partieron con la ilusión de ver esos lugares que tantas veces habían contemplado en imá­genes, pero todo salió mal. El martes, cerca de las 20, los turistas decidieron dar por concluido el pa­seo cuando descubrieron al chofer dormido y en aparente estado de ebriedad.
La noticia se conoció ayer tras una publicación del diario Cla­rín, de Buenos Aires. "Se nega­ron a seguir la excursión por­que el chofer estaba ebrio", se titulaba la crónica. En diálogo conEl Tribuno, la Policía de Salta confirmó el suceso y agregó detalles del escan­daloso servicio que prestó la empresa cafayateña.
El minis­tro de Turismo, Mariano Ove­jero, salió a advertir que sancionarán al chofer y a la empresa. "Si son ciertos los hechos de­nunciados, es una vergüenza", expresó en diálogo con la radio 89.9.
"La Policía tomó conocimien­to, que el martes último, cerca de las 20, en la ruta nacio­nal 68, a la altura de la Gargan­ta del Diablo se encontraba varado un grupo de turistas porque se negaron a continuar viaje después de asegurar que el conductor habría estado ebrio", dijeron fuentes de la Po­licía. El "servicio" que llevaba a los visitantes por las cornisas y pronunciadas curvas había si­do contratado en Cafayate.
"Los turistas observaban que el conductor consumía bebidas alcohólicas en cada parador turístico que visitaban y no dese­aban que siguiera conduciendo", agregó la Policía. Según consta, un hombre de 30 años, de la provincia de Buenos Aires, ra­dicó la denuncia en la comisa­ría Cafayate.
Todo se desenca­denó "en la última parada del recorrido turístico contratado", que era la espectacular Gargan­ta del Diablo. "En el último destino el denunciante encon­tró que el chofer estaba dur­miendo y que se encontraba en aparente estado de ebriedad, por lo que determinaron no se­guir viaje", continuaba la infor­mación policial.
Según consigna el diario Cla­rín, los turistas que se negaron a continuar viaje con el polé­mico chofer, tuvieron que vol­ver a Cafayate "haciendo de­do". Además se señala que ya en la primera parada, los visi­tantes descubrieron que el chofer tomaba cerveza de un envase descartable que ocul­taba bajo el asiento.
El chofer sería de Cafayate, más precisa­mente de la Banda de Abajo. Fuentes de la investigación confirmaron aEl Tribunoque el fiscal (de apellido Costello) or­denó una identificación simple y una extracción de sangre al chofer.
Ministro de Turismo
El ministro de Turismo dijo ayer que en su cartera ya se la­braron las actuaciones corres­pondientes contra la empresa responsable y que esperarán el descargo para elevar las actua­ciones. Explicó que es el Minis­terio de Turismo de la Nación el que tiene el poder sancionar a las agencias, pero que pedi­rán que se aplique las máximas sanciones.
Sobre el conductor, habilitación que corresponde a Turismo de la provincia, re­marcó: "Esta persona debería estar inscripta en el registro de guía y, si es así, también se le aplicarán sanciones graves, porque, en este caso, las apli­camos nosotros".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...