Vecinos del barrio Lugano, ubicado al sur de San José de Metán se quejaron por la aparición de víboras y alacranes y pidieron soluciones a varias problemáticas que sufre ese sector de la ciudad.
Joana Jerez vive con sus hijos en la calle Coronel Vidt 976 (al final). El miércoles pasado, la mujer entró en pánico cuando encontró una yarará en el interior de su vivienda prefabricada. "Es un peligro para todos. A la víbora la descubrimos gracias al gato y logramos matarla con una pala. Estos reptiles aparecen siempre por las inmediaciones, pero esta vez se metió en la casa. También hay alacranes y otras alimañas propias de la falta de desmalezamiento y limpieza general de toda el área que abarca nuestro barrio y otros vecinos", dijo la mujer a El Tribuno.
Advirtió que en el barrio y alrededores hay muchos chicos que juegan en los patios y en los espacios verdes o canchitas de las esquinas, por lo que temen mordeduras de víboras y picaduras de escorpiones, particularmente en esta época en la que continúan las lluvias y, en consecuencia, se sostiene la humedad ambiente.
"El problema es que las casas colindan con un canal al que no le hacen mantenimiento porque es evidente que está sucio y lleno de malezas. Cortamos el pasto de nuestro lado, pero no es suficiente y necesitaríamos máquinas más poderosas para una limpieza efectiva", explicó.

Reclamos

En la tarde del miércoles, los vecinos de ese sector del barrio Lugano se reunieron en la puerta de la casa de uno de ellos y solicitaron la presencia de El Tribuno para relatar lo que les pasa por la falta de tareas que debe asumir el municipio y, al mismo tiempo, acompañar con campañas de concientización de la gente. "En esta área tenemos varios problemas, pero una muy importante es la paralización de las obras para que concluyan el canal de desages que deriva en el río Metán. Hay uno que corre paralelo que recibe todas las aguas del otro lado, pero rebalsa. Luego queda agua estancada y es un peligro para el dengue por la proliferación de mosquitos y larvas", dijo Mariana Collante, otra de las vecinas.
La mujer señaló que las calles están en mal estado y que el sector denominado La Guarapería quedó prácticamente intransitable luego de las lluvias.
"Quedó una enorme zanja y los vecinos no pueden circular por una calle paralela porque está en pésimo estado. A este inconveniente se suman los desaprensivos que vienen a tirar toda clase de basura en carros y vehículos", remarcó.

Canal inconcluso

Desde hace tiempo, productores y vecinos piden que se concluyan los trabajos de construcción del canal de desages denominado Metán IV.
La obra, a cargo de la empresa Gavinor, presenta un avance del alrededor del 70%, pero está inconclusa.
Hubo muchos inconvenientes y demoras en la ejecución de los trabajos y extraoficialmente se supo que tiene un ritmo lento por problemas financieros que, según trascendió, tienen que ver con la demora en el pago de certificaciones por parte del Gobierno provincial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia