La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, asumió ayer al frente de la provincia en una ceremonia con buen clima. Tras prestar juramento ante la Asamblea Legislativa provincial, Vidal se abrazó con el presidente electo Mauricio Macri y luego lo hizo con su antecesor en el cargo, Daniel Scioli.
En su discurso, sin embargo, comenzó a marcar diferencias con la gestión anterior, afirmó que recibe "una provincia quebrada", al tiempo que se comprometió a enfrentar "con responsabilidad y decisión" la inseguridad.
"Nos duele mucho a todos el abandono de la provincia. Recibimos una provincia quebrada, deficitaria, llena de deudas incluso en las áreas más sensibles. La mayor deuda es con los vecinos, la ausencia del Estado en muchos lugares es grave", advirtió la mandataria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Lorena Maktub
Lorena Maktub · Hace 11 meses

Eso dicen todos para justificar su inoperancia después...

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 11 meses

Es para Aníbal, que la mira por T.V.

korolev Serguei
korolev Serguei · Hace 11 meses

no coordinan para dar un discurso que lo hacen con papeles en mano, asi que te imaginas ya llegara las recetas del FMI y como loritos diran lo que van a hacer, lastima


Se está leyendo ahora