La gobernadora María Eugenia Vidal admitió hoy que la provincia de Buenos Aires "duele" y citó como ejemplo: "Que más de la mitad de las familias no tengan agua potable ni cloacas, afecta directamente a la salud y al desarrollo de millones de personas".
"Nos duele tener hospitales en riesgo de demolición y que de los 77 hospitales provinciales, 53 requieran inversiones millonarias para ponerse de pie", mencionó Vidal en su discurso ante la Asamblea legislativa.
La gobernadora de Buenos Aires declaró esta tarde ante la Asamblea Legislativa que su gestión comenzó a "ordenar las cuentas de una Provincia quebrada" y remarcó que redujo "los cargos políticos y la pauta publicitaria".
"Empezamos a ordenar las cuentas de una Provincia quebrada. Con el consenso de esta casa, aprobamos el presupuesto para este año. Redujimos el 30 por ciento de los cargos políticos y bajamos a la mitad la pauta publicitaria", destacó Vidal.
"Esto nos permite, junto con el endeudamiento, comenzar un año de trabajo con la expectativa de que vamos a poder hacer muchas inversiones que necesitamos", agregó.

Comienzo de clases

La mandataria bonaerense celebró esta tarde que en la provincia comenzaron las clases "a tiempo" luego de las negociaciones con los sindicatos docentes. "Empezamos las clases a tiempo. Hoy podemos decir con alegría que todos los chicos de nuestra Provincia están en las aulas y esto lo logramos gracias al diálogo y al trabajo que venimos haciendo con los gremios docentes desde que empezamos el Gobierno", sostuvo Vidal en la apertura de sesiones.
"Comenzar las clases es mucho más que un compromiso como Gobierno, es un esfuerzo que hemos hecho tanto la Provincia como la Nación. Dijimos que íbamos a dar lo mejor de nosotros, y así lo hicimos", agregó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora