Los habitantes de una localidad peruana llamaron a la policía porque habían encontrado a un hombre, al que creyeron muerto, en el río Mashcón.
El cuerpo, completamente cubierto de barro, fue revisado por los agentes, que constataron que estaba con vida y lo retiraron en una camilla. En medio del traslado, el joven despertó.
Borracho y confundido, exclamó: "Yo no he hecho nada". Mientras lo aseguraban en la parte trasera de la camioneta, los policías intentaron tranquilizarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora