Un pesado vidrio se desplomó del techo y cayó en la entrada de un edificio de Resistencia. Ocurrió en medio de un temporal y justo cuando un joven ingresaba al inmueble. La impactante escena quedó registrada en las cámaras de seguridad.
En un edificio de avenida Las Heras al 700, un pesado vidrio se desprendió del techo y cayó en la entrada al inmueble. Un joven que justo ingresaba a la propiedad se salvó de milagro.
Se trata de Pablo Onocko, un estudiante universitario, a quien por pocos centímetros el vidrio no le cayó en su cabeza. Junto a él estaba un guardia de seguridad que también logró evitar el impacto.
"Estar al borde de la muerte no se puede explicar la verdad, se paró el mundo por un segundo para mí", dijo el joven durante una entrevista con FM Real.
"La verdad es que reaccioné justo. Yo estaba hablando con el guardia porque el viento no me dejaba cerrar la puerta y ahí se escuchó como se despegaba el vidrio", comentó. "La verdad es que reaccioné justo. Yo estaba hablando con el guardia porque el viento no me dejaba cerrar la puerta y ahí se escuchó como se despegaba el vidrio", comentó.
"El guardia salió corriendo, el vidrio me cubría completo, pensé que me caía encima y reaccioné rápido saltando para atrás y no me paso nada", detalló Pablo. "No se puede -continuó- creer, fue un segundo. Se paró el mundo para que yo pudiera zafar. El susto que me di no se puede creer, no caigo todavía de que me salvé de casualidad", expresó el joven.
"Me ví tan abajo que pensé no podía salir, el vidrio cubre todo el hall y no entiendo como pude zafar, no tenía chances y pude saltar, saltó un pedazo de vidrio hacia la pared", añadió. "Para lo que ha pasado no tengo nada, solo heridas sin significado con lo que me pasó", explicó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora