Según el relato de los medios locales de Malasia, el pequeño se encontraba jugando con un encendedor dentro de un vehículo que estaba siendo cargado de combustible en una estación de servicios.
En el momento menos pensado el fuego se inicia en el interior del automóvil y la madre desesperada intenta rescatar a su hijo, algo que logró hacer después de varios intentos.
Seguidamente el chico, de siete año, fue traslado a un hospital de Malasia para que se recupere de las heridas. Mientras tanto los testigos lograron controlar las llamas con la ayuda de extintores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora