A este ladrón nada le sale bien: primero lo atraparon por intento de robo y después hizo el ridículo en un intento de fuga. El hombre, de 40 años, quedó detenido luego de un robo frustrado en una joyería. Luego se quiso escapar de la estación de Policía Civil de Balneário Piçarras.
El malogrado delincuente intentó salir de la celda a través de una pequeña abertura que se utiliza para pasarle comida a los presos, pero volvió a fallar, y quedó en ridículo. En Brasil titularon los medios "la peor fuga del mundo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora