En La Rioja, a 150 Km de la capital provincial se encuentra el Parque Provincial El Chiflón, en dirección Oeste por RN 150 que conduce al Parque Nacional Talampaya.Huellas del origen de la vida en petroglifos y morteros comunitarios de la esencia aborigen, y una sucesión de 14 recintos circulares y semicirculares, que sirvieron de pucarás y, desde donde dominaban la comarca.
Derivado del viento sonda que sopla entre los paredones, se identifica a esta Reserva de Área Protegida que se localiza a 72 kilómetros de Patquía, cabecera del Departamento Independencia. El mismo recorrido que nos conduce por ruta nacional 150 hacia el Parque Nacional Talampaya –Departamento Cnel. Felipe Varela- y la Reserva Natural de Laguna Brava, en pleno corazón cordillerano de Los Andes, en suelo riojano.
En el camino hacia el oeste provincial, en búsqueda del Valle del Bermejo, accedemos a este Sitio perteneciente a la cuenca geológica Talampaya / Ischigualasto, donde sus colores, la presencia de vestigios prehispánicos y su historia, nos introducen en uno de los relatos geológicos más completos del planeta.
El Parque Provincial El Chiflón, cuenta con recorridos en el interior de su geografía, que permiten identificar paso a paso los procesos de sedimentación que -por miles de años- dieron origen a este conjunto de formaciones geológicas.
Guiados por personal debidamente instruido, se emprende el primero de los circuitos que se transita parte en vehículo y los 800 metros finales a pie, por una senda paisajística y colorida con importantes atractivos en sus márgenes.
Restos de troncos petrificados, formaciones de areniscas cinceladas por siglos de erosión eólica y que hoy dan nombre a formaciones como "La Pirámide", "La Tortuga", "El loro", "La Casa" y " La Cara del Gaucho". Es posible avistar al vigía de cerros, quebradas y valles, nuestro Cóndor Andino, especie que surca cielo riojano y que puede disfrutarse de su vuelo ante un impactante mirador natural que nos permite una amplia panorámica del valle circundante.
Tras 3 km por un camino de ripio, donde además comenzará la expedición en caminata mientras nos flanquean imponentes cerros de caprichosas formas e impactantes colores, descubriremos formaciones conocidas como "El Elefante", "El Bolillero", "La Torre de la Víbora" y el "Cañadón Rojo". A lo largo de la senda de 1500 metros de extensión encontraremos madera fosilizada y piedras muy coloridas.
Iniciando el último tramo de esta aventura hacia la arqueología en Un Viaje a los Orígenes, que comienza dos kilómetros más adelante del acceso a este Valle, camino al paraje La Torre. Aquí se levanta la formación más impresionante de todo el Parque, conocida como "Las Pretinas", o el famoso "Hongo" y "El Ojo de la Cerradura".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora