Más de mil profesionales participaron el fin de semana pasado del IV Congreso Internacional sobre Violencia en las Escuelas, "Los adultos y la autoridad: construir vínculos con niños y adolescentes", en Yerba Buena, Tucumán.
Docentes, psicólogos y pedagogos de diferentes puntos de Argentina y de países como México, Chile y Uruguay se reunieron para debatir sobre esta problemática.
Desde Salta viajó un nutrido grupo de docentes preocupado por esta temática que atraviesa a las instituciones escolares, tanto públicas como privadas, aunque con distintas características. Las ponencias estuvieron a cargo de profesionales con amplia trayectoria en educación como Fernando Onetto, Beatriz Greco y Liliana González, entre otros.
Pensar y pensarnos
Lo más interesante es que no se trató solamente de una instancia de capacitación sino, fundamentalmente, de un espacio de reflexión sobre las características de la sociedad actual. Si las escuelas tienen alumnos violentos, la sociedad no puede mirar hacia otro lado. "Se enseña con el ejemplo", fue una de las frases más escuchadas durante el Congreso.
Los chicos no aprenden solo en la escuela, sino que la educación comienza en la casa. Lo que muchas veces ocurre es que crecen viendo cómo los adultos transgreden las normas. Esa transgresión rompe el lazo social. La norma es una construcción que debe ser respetada para que no se destruya el tejido social.
El papel de los adultos, tanto padres como docentes en el establecimiento de los límites, es primordial. Muchas veces, cuando la escuela los establece y la familia no, ambas instituciones entran en conflicto.
La misión del adulto es la de cuidar a los más chicos, no desde el autoritarismo sino desde la autoridad, desde la asimetría entre niños-adolescentes y adultos.
"El límite es aquello que no se somete a discusión", dijeron los expertos en educación.
Los niños y jóvenes pasan mucho tiempo en las instituciones y es donde muchas veces manifiestan las problemáticas que los atraviesan. Las causas de la violencia son numerosas una de ellas es el desencuentro entre la cultura de la imagen y la cultura de la escuela que es diferente", dijo la psicóloga Liliana González.

Liliana González: “Las causas de la violencia son muchas, a veces los chicos están muy solos, no tienen una familia que los escuche”.

"Hoy sufrimos falta de deseo"
Liliana González sostiene: "La escuela está complicada. Hoy tenemos muchos inscriptos pero pocos alumnos. No se puede aprender obligatoriamente. El tema de hoy es la patología del deseo, porque se puede obligar a ir a la escuela pero no se puede aprender obligatoriamente".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...