Los asaltantes atacaron brutalmente al efectivo policial de guardia, tomaron el edificio y violentaron dos cajas fuertes. Las fuentes consultadas señalaron que se estima que participaron seis delincuentes del hecho. Según se pudo establecer, a las 3.30 se retiró el último personal de la planta y media hora después tres delincuentes ingresaron por la entrada principal, sobre la calle Rademacher, y otros tres por el estacionamiento, todos a cara descubierta.
De inmediato, redujeron al guardia, al que le robaron su arma reglamentaria y le propinaron una feroz golpiza, que le ocasionó traumatismo de cráneo, varias heridas y hematomas, dejándolo maniatado con precintos y con sus propias esposas. "Creí que me mataban", reveló el guardia, quien agregó que fue torturado por los asaltantes.
Los delincuentes tuvieron una hora a disposición para concretar el asalto, tiempo que evidentemente les resultó suficiente para violentar las cajas fuertes, que, según los primeros peritajes policiales, lo efectuaron con una precisión y eficacia que solo un especialista podría realizar.
Los dueños del medio denunciaron que la policía demoró una hora en llegar al lugar. Un vecino que escuchó los gritos del guardia agredido por los asaltantes llamó reiteradas veces al 911 y fue el primero en alertar a los policías sobre el robo.
MISIONES1.jpg
Detienen al policía y a su cuñado
El uniformado sería quien proporcionó datos a los delincuentes sobre los horarios y el movimiento interno de esa empresa que fue asaltada por un grupo comando en la madrugada del domingo, según su propietario.
El agente ahora detenido habría brindado los datos a su cuñado quien juntamente con otras personas oriundas de Córdoba habría perpetrado el hecho delictivo, informaron fuentes de la investigación. Asimismo contaron que los cordobeses luego del hecho y repartir el botín, emprendieron el regreso a su provincia.
Personal de homicidios en conjunto con la SAIC y en presencia del juez de Instrucción 3 Fernando Verón, procedieron a la detención del suboficial, quien se hallaba cubriendo el puesto en el diario. Le secuestraron 2.200 pesos y un teléfono celular, y luego en la chacra 122 de esta ciudad, se procedió a allanar un domicilio donde fue detenido el cuñado del policía, de 37 años, y se secuestró tres teléfonos celulares, la suma de 7.000 pesos y tres ravioles de cocaína.
Los datos surgieron tras trabajos investigativos realizados por Personal de la Dirección Homicidios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora