Tres asaltantes disfrazados con traje y armados con revólver irrumpieron en un local de Cobro Express y de recarga de Saeta del barrio Santa Cecilia y, a punta de pistola, se llevaron una caja con 70 mil pesos aproximadamente. Ocurrió el lunes, a las 22.20, en la manzana M, sobre la calle Echeverría 599, en la zona sudeste de la capital salteña.
Mónica Vilca (40), propietaria del negocio, que también comercializa golosinas y artículos de librería, relató a El Tribuno: "Mi hijo de 15 años estaba atendiendo el local porque yo estaba cocinando. Mi esposo había salido unos minutos. Entraron tres personas armadas y se llevaron la caja en la que había sencillo, cambio, billetes de 20, 10, 5 y 2 pesos".
"Mi hijo estaba con una señorita a la que hace un mes le estoy enseñando para que me ayude en el local. Los que entraron a robar eran tres individuos, uno la detuvo y los otros dos le dijeron a mi hijo que se quede quieto y le preguntaron dónde estaba la plata. Él, del miedo, del susto no habló", expresó la mujer.
"En nuestro local no quedan grandes cantidades de dinero porque constantemente lo recaudamos y vamos sacando del negocio. Bajo estrictas medidas se maneja todo. No hay caja de seguridad", añadió.
"La que se llevaron era una caja común donde guardábamos el cambio. Estaba bajo un monitor. Fue cuestión de segundos. Ellos creyeron que se iban a encontrar con mucho dinero, pero no", sostuvo.
Mientras cocinaba, Mónica escuchó que algo extraño sucedía en su local y llamó al 911. Luego arribó la Brigada de Investigaciones y el Sector 9.
"Tengo miedo"
Tras cometer el atraco, los ladrones salieron corriendo y se fugaron en un automóvil gris oscuro, según varios vecinos. A la vuelta del Cobro Express, arrojaron la caja vacía. La propietaria hizo la denuncia a las 23.30 en la comisaría de la zona.
"La verdad es que no quería hacerla porque siento que no me sirve. Nadie me va a devolver el dinero. El daño ya está hecho. Es todo muy reciente. Me siento mal, invadida. No pude dormir. Tengo miedo pero tengo bien en claro que debo continuar por eso retomé mi trabajo normalmente. Nosotros trabajamos de 8 a 23. Vivimos de esto hace 15 años. Nunca nos robaron así. Ahora estamos asustados. Eso sí, me enrejaré. Algo haré", finalizó Mónica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora