En diciembre de 2010, Marcelo Fabián Pecollo fue condenado a 30 años de cárcel por el Tribunal Oral Nº 2 de Morón. El delito era aberrante: violar a cinco de sus alumnos de entre tres y ocho años. Pecollo era profesor de música en el colegio Raíces y Alas de Merlo; su caso se había conocido en 2007, luego de que un menor le dijera a su madre que Pecollo lo había tocado. Solo llevaba tres meses como docente en el lugar. En el juicio, la acusación había sido mucho mayor: la Justicia lo señaló por 18 casos en total. No cumplió su condena completa; fue liberado cuatro años después en forma insólita por un juez.
Pecollo murió el viernes tras más de un mes de agonía en el Hospital Güemes de Haedo a causa de diversas heridas en la cabeza, según adelantaron medios locales y confirmaron fuentes policiales a Infobae. El 30 de octubre pasado, una turba lo golpeó hasta dejarlo ensangrentado en un pasillo interno de la Catedral de Morón. Pecollo, trompetista, estaba allí como parte de un orquesta para dar un concierto. Quienes lo atacaron, aseguran testigos, eran manifestantes que habían organizado un escrache. Sus remeras decían: "Con los chicos, no". No es la primera vez que suena el slogan alrededor del caso: un video dirigido a Peccolo subido a Youtube por una mujer tiene la misma leyenda.
El concierto estaba a cargo de la Pequeña Orquesta de Morón, de 20 miembros y vinculada al Conservatorio Alberto Ginastera. Pecollo era un alumno en el lugar. Había llegado a la orquesta a fines del año pasado para cubrir una suplencia, recomendado por el trompetista titular. En mayo último, Pecollo obtuvo el puesto. El concierto que lo llevó a la muerte era el tercero que realizaba con la Pequeña Orquesta. Un miembro del conjunto que fue testigo presencial del ataque apunta a Infobae: "No sabíamos de sus antecedentes penales. No los pedimos. Fue una sorpresa".
PECOLLO1.jpg
La misma fuente aseguró: "Pasó en el medio del concierto. Empezaron a rodear a Marcelo, gritando que había un pedófilo en el lugar. Marcelo se fue para atrás, a un pasillo que conecta a la Catedral con un colegio parroquial. Lo corrieron y lo agarraron. Si le pegaron los papás de sus víctimas realmente no lo sé" "Pasó en el medio del concierto. Empezaron a rodear a Marcelo, gritando que había un pedófilo en el lugar. Marcelo se fue para atrás, a un pasillo que conecta a la Catedral con un colegio parroquial. Lo corrieron y lo agarraron. Si le pegaron los papás de sus víctimas realmente no lo sé".
Un hombre intentó defender a Pecollo, para amortiguar los golpes, sin suerte, mientras al menos cinco personas lo agredían contra la pared, la boca de Pecollo ya llena de sangre, con hematomas visibles en su cara. Su compañero en el conjunto corrió para llamar a la policía. Para cuando llegaron los efectivos de la Comisaría Nº1 de Morón los agresores ya se habían ido.
La trompeta del violador de menores, asegura su compañero de orquesta, todavía no fue encontrada. Hay quienes creen que Pecollo fue golpeado con su propio instrumento. Lo cierto es que en su agonía en el hospital Güemes Pecollo tuvo altos y bajos, con momentos de lucidez. Acompañado por su familia en su internación, intentó, por ejemplo, ponerse un zapato, sin éxito. Un hematoma en su cerebro habría llevado a una hemorragia, la causa aparente del coma que terminó en muerte, según su compañero.
Hoy, la causa que investiga la muerte está en manos de la UFIJ Nº 2 de Morón. La carátula del caso, inicialmente "lesiones", se convirtió en "homicidio".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Franco Cardozo
Franco Cardozo · Hace 1 mes

Todos los católicos desean la muerte de cualquier asesino y éso no es bueno, andrea ibáñez y marines maldonado ustedes si que tienen deseos de matar el católico lo conosco desde que era niño, la gente no se acuerdan de Diós cuando quieren matar o linchar, no se dan cuenta que a ésos que matan por venganza a Diós no le agrada en lo mínimo, en el juicio final entrarán en el horno de fuego de azufre de allí no podrán salir por más que pidan perdón de todas clases. Yo no soy de alguna religión yo sé que Diós existe y el ve todo lo que el hombre y mujer hace en la tierra.

Osvaldo castro
Osvaldo castro · Hace 1 mes

Despues que mi idolo Mike Tyson declaro que fue abusado sexualmente a los 7 año y ver el efecto irreparable que le causo diria que no es suficiente el castigo a este pedofilo. Se lo tendria que encerrar con presos comunes, estos a igual que todos nosotros odian a los pedofilos, y lo van a humillar (hacer que se vista con ropa interior de mujer y caminar tirando besitos por la carcel), luego le van a romper el ano con un palo de haragan o se lo van a violar entre todos los presos y por ultimo lo van a herir mortalmente abriendole el culo con un cuchillo. Eso seria lo justo http://lamazmorra.esy.es/?p=4753

EDDY PLATE
EDDY PLATE · Hace 1 mes

CHE!!! ...Y ÉSTE, COMO SABE TODO ESO??? ME PARECE QUE YA ESTUBO AHÍ !!!

Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 1 mes

Ahora, veamos si alguien pide explicaciones al canalla que lo dejó en libertad y le preguntan, entre otras cosas, qué competencia tenía para disponerlo. De todas maneras, es el mismo país donde el presidente deja, por decreto, sin efecto la norma que prohibía el blanqueo de los parientes .

EL ALBERTO
EL ALBERTO · Hace 1 mes

PROTECCIONISTAS DE ANIMALES AHORA TAMBIEN DEBERIAN HACERLO POR LOS SERES HUMANOS, ANCIANOS, PERSONAS CARDIACAS, NIÑOS, BEBES, EMBARAZADAS, PERSONAS SUCEPTIBLES, TEMEROSAS Y ASUSTADISAS. GENTE QUE QUIERE Y NECESITA DESCANSAR, ENFERMOS, TODOS NECESITAMOS QUE DEJEN DE JODER CON LOS COHETES Y NO SOLO PARA ESTAS FECHAS SI NO TAMBIEN PARA URKUPIÑA QUE LE METEN DESDE AGOSTO HASTA NOVIEMBRE, LOS SINDICALISTAS, LOS PIQUETEROS, Y LOS POLITICOS CUANDO HACEN ACTOS PARTIDARIOS O COMO HOY HABILITARON EL BALNEAREO XAMENA Y ESTUBIERON DESDE LAS 10 DE LA MAÑANA A LOS BOMBAZOS.

Andrea Ivanna Núñez
Andrea Ivanna Núñez · Hace 1 mes

Te equivocaste de nota al comentar.

enrique alcala
enrique alcala · Hace 1 mes

Esta muy bien, uno menos, pero el juez que lo dejo en libertad quien es? Y que no quede libre.


Se está leyendo ahora