Viva la muerte

Walter Neil Bühler

Viva la muerte

Con el título de esta nota no nos vamos a referir al vergonzoso grito que el general José Millán-
Astray dirigió al rector de la Universidad de Salamanca, Dn. Miguel de Unamuno, en 1936, durante la guerra civil española. Se le atribuye haber exclamado "Muera la inteligencia. Viva la muerte", frase respondida por el ilustre humanista con un tremendo discurso en el que les profetizaba a los falangistas: "Venceréis, pero no convenceréis". Tampoco nos referiremos al extendido culto de San la Muerte del cono sur americano, ni a la cultura de la Santa Muerte Mexicana. Nos referiremos a ese extraño culto que practicamos los argentinos que elegimos las desgracias y las muertes para "festejar" nuestros feriados. Somos el único país del mundo que elige las muertes de sus próceres para convertirlas en fiesta. Para la Real Academia Española el día feriado es el día "festivo", respondiendo así a la etimología romana que nos habla de "feria" o "feriarum" con similar significado. Y en castellano "fiesta" es "Fiesta", así, con mayúsculos festejos.
En un minucioso recorrido por los feriados del mundo, advertimos que no solo ningún país del mundo festeja los días en que sus próceres han muerto, sino que inclusive son pocos los que recuerdan a personas (héroes o no). Es el caso de Bolivia, Chile, México, Perú y Colombia que no recuerdan a sus ilustres compatriotas. Solo Uruguay y Venezuela recuerdan a sus héroes máximos, pero en sus fechas de nacimiento (José Artigas, el 19 de junio, y Simón Bolívar el 24 de julio). Ni en Europa, ni América del Norte, ni Oriente se conocen prácticamente estas manifestaciones del culto a la personalidad.
No es que no estemos orgullosos, como salteños, del feriado decretado en homenaje a Dn. Martín Miguel, pero creemos que hubiera sido más lindo festejar su nacimiento que su cruel y perversa agonía, por más que se la disfrace bajo el eufemismo de "paso a la inmortalidad". También hemos dicho en otra oportunidad que los argentinos olvidamos a nuestros héroes civiles, y que de los militares relegamos el recuerdo de sus virtudes cívicas. En nuestro caso solo se memora a Gemes como el valiente guerrero, sin poner mayor énfasis a su función como pionero del derecho social, con su reivindicativo "Fuero gaucho".
A propósito del reciente feriado, la prensa se ha encargado de destacar que Argentina sería uno de los países con más feriados del mundo. Lo que es absolutamente cierto, pero relativamente falaz, si no se analiza en el contexto. Y ese contexto nos indica que, como contrapartida- somos uno de los países con menor cantidad de días de vacaciones del mundo y con un reducido número de licencias. Pero esos son temas para otra nota.
x
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia