Con el repique de la campana del Museo Histórico del Norte ubicado en el Cabildo, Salta inició la celebración por el Bicentenario de la Independencia nacional. Al mismo tiempo, un grupo de alumnos y docentes del Centro Polivalente de Arte alzaron los pañuelos blancos. Estuvieron encolumnados para ofrecer su baile típico en el gran festejo.
Los flashes y los gritos de "¡Viva la Patria!" pusieron el sello a una noche histórica para los salteños y todos los argentinos. Enseguida empezaron a repicar las campanas de la Basílica Menor San Francisco, y seguidamente las de la Catedral. Una emoción única que dibujaba en el rostro de los presentes una enorme sonrisa. La sirena de diario El Tribuno que se enciende cada septiembre también hizo vibrar a los presentes.
Embed
Los aplausos resonaron en la plaza 9 de Julio donde, a pesar del frío, se reunieron centenares de personas para celebrar los 200 años de la Patria libre. Como a la 0.17, una locutora anunció que se daría inicio a la danza de una zamba y una chacarera, pero los silbidos y gritos de desaprobación fueron la respuesta. "¡El himno, el himno!", decían a coro. Así, de forma descoordinada la gente comenzó a cantar el Himno Nacional Argentino hasta que se colocó la música por los altos parlantes y las voces se unieron.
Embed
En la previa, el comentario común era la cantidad de personas. Había expectativa de colmar la plaza central salteña. Algunos opinaron que de no ser por los asistentes de la gala patriótica, que se realizó en el Teatro Provincial, que luego de finalizar del espectáculo se cruzaron a la plaza, se hubiera notado demasiado la poca asistencia.
Tras la danza, en la guardia de honor, quedaron allí los gauchos del fortín Agustín Pascual de Vaqueros.
Doña Felisa Contrera, de 79 años de villa Cristina, no quiso perderse el momento histórico. "Estoy muy feliz de poder estar aquí", dijo, acompañada de su familia.
Liliana Guaymás VECINA "Ojalá que el sueño de la gente que lo hizo posible nos ayude a lograr que se cumpla,porque venimos de muchos años de corrupción en los que nuestro país no pudo crecer como ellos lo soñaron".

bicentenario corbalan (26).jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

Más testimonios

Liliana Guaymás llegó desde la localidad de Molinos para participar de la fiesta con sus dos hijas y una amiga. "Estoy muy emocionada. El Bicentenario significa 200 años de libertad, de poder decir: nosotros tenemos el mando. Si bien es cierto que la situación del país en este momento no es la mejor, somos libres. Ojalá que el sueño de la gente que lo hizo posible, nos ayude a lograr que se cumpla en esta etapa porque venimos de muchos años de corrupción, en los que nuestro país no pudo crecer como ellos lo soñaron".

Ismael Castañares también se acercó con sus hijos, primos y tíos para participar desde la hora cero de los festejos en la plaza 9 de Julio. "Estamos muy felices. Espero que en este bicentenario se acabe la corrupción en la Argentina".
A Cristian Tocelli, Zamanta Gómez y Gustavo Lucero, de San Martín de los Andes, provincia de San Luis, el bicentenario los atrapó en Salta. Los jóvenes llegaron a la ciudad por cuestiones laborales y decidieron no perderse la fiesta patriótica. Marcelo Argañaraz y su mamá Cristina también podrán contarle en un futuro a sus descendientes cómo vivieron los 200 años de la Independencia nacional en Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Francisco Grande
Francisco Grande · Hace 4 meses

No creo que gracias a las personas que fueron a la gala patriótica se haya llenado la plaza, que además tampoco estuvo llena,; muchos más de los que dicen algunos, fuimos por nuestra propia cuenta y creo que fue la mayor cantidad de asistentes. Lástima que falló el sistema de sonido (o alguien bastante inservible no lo supo manejar correctamente) pues prácticamente no se oía y mucho menos se escuchaba a la locutora , Creo que luego de bailó el pericón nacional y digoi creo porque fue en medio de la calle Caseros, con lo que quienes estábamos sobre la Plaza 9 de Julio no pudimos ver prácticamente nada, tendrían que haber puesto algún tipo de tarima para que todos pudiésemos apreciarlo como se debía. ¡Por favor pongan correctores, no puede ser que quien escribió la nota diga "altos parlantes" y no altoparlantes como realmente corresponde. Por último, me parece que San Martín de los Andes no queda en la provincia de San Luis sino en la del Neuquén... así que los amables y simpaticos sanmartinenses atrapados por Salta no eran sanluiseños o puntanos sino neuquinos. Gracias por el espacio


Se está leyendo ahora