"Los ataques de 'saltancolía' son tan inesperados y peligrosos como los infartos. Cada uno tiene sus propios remedios para combatir este mal, de acuerdo con las posibilidades que tenga y las que el medio donde uno vive ofrezca. La música ayuda a algunos, las ollas a otros y los teléfonos a otros...". Las líneas fueron contrabandeadas de "Saltancolía", uno de los textos que tomó parte en "Picante de tinta", ese torbellino cómico que se publicó en Salta entre 1998 y 2000, y cuya desaparición habrá instalado en muchos un dejo irremediable de nostalgia.
Hace casi tres décadas que el autor de este artículo, el ingeniero en Electrónica salteño Marcos Katz (54), vive en Finlandia y si se cumple aquello que estatuyó Vicente Huidobro en su "Arte poética" y "el verso es como una llave que abre mil puertas", la de "Saltancolía" nos lleva a la pena de verse ausente que embarga de tiempo en tiempo a los Lejos del pago.
Cuando tenía 25 años, Marcos Katz aplicó para una beca de verano que ofrecía la multinacional de comunicaciones y tecnología finlandesa Nokia. Su desempeño lo llevó a una renovación contractual y le dio posibilidades de cursar una maestría y luego un doctorado en Telecomunicaciones. En esta compañía trabajó 15 años y al completar su doctorado se interesó en él Samsung, la líder mundial en diversas ramas de la industria electrónica.
Por ella desembarcó en Corea del Sur y durante tres años vivió el impulso de ganarle al futuro cotidianamente. Pronto retornó a Europa, tentado por el Estado finlandés para desempeñarse como becario de investigación durante seis años. Actualmente y desde hace siete años Marcos es profesor titular en la prestigiosa Universidad de Oulo, en trayectos de grado y de posgrado.
Allá se casó con una mujer finlandesa de la que está divorciado y con la que tuvo a su único hijo, Samuel (14). "Acá no hay muchos argentinos y no se sabe tanto acerca de Argentina porque ¡estamos lejos! Lo que se conoce son cuestiones generales, cosas del fútbol. Acá hay muy pocos extranjeros en general", inició Marcos una extensa charla telefónica con El Tribuno.
Finlandia es una de las naciones más prósperas de Europa y en ella reina un estado de bienestar, garantizado por una política altamente democrática y con bajos niveles de corrupción, según los índices de percepción de este problema aportados por los propios finlandeses.
Desde hace unos años el sistema educativo finlandés está reconocido como un modelo de referencia para el mundo, dados los resultados de excelencia que los estudiantes obtienen periódicamente en el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA). Un elevado índice de educación respalda este modelo igualitario y gratuito.
"Yo tengo alumnos que estudian para hacer maestrías o doctorados con veinte y pico de años. La verdad es que la escuela es un modelo y por supuesto que el Estado también está presente. Acá para ser maestro de escuela hay que tener un título universitario y una maestría. La profesión de maestro es muy apreciada y se paga con sueldos comparables a los de un abogado o de un ingeniero", contó. Añadió que el examen de ingreso a la universidad es extremadamente exigente y solo lo pasa un 20% de los que rinden para entrar.
Para Marcos, el éxito educativo de Finlandia se edifica sobre una plataforma. "Ayuda mucho que la población sea muy homogénea. Aquí casi no hay división de clases sociales, no hay pobreza ni riqueza extremas", opinó.
Otro punto saliente de la sociedad es la conciencia de que el tributar al Estado garantiza educación, infraestructura y salud. "Hay una visión bastante 'socialista' de la sociedad. El país no es socialista, pero el que más tiene paga más impuestos. La gente no se queja porque todos los servicios funcionan muy bien y están pagados con los impuestos. Un hospital público es como la mejor clínica privada", definió Marcos.

Economía modelo

Pujante y desarrollada -resultante de la ecuación de una economía muy industrializada, basada en recursos forestales ingentes, altos niveles de inversión de capitales y un gran desenvolvimiento tecnológico-, Finlandia no escapa de los avatares de un contexto internacional complejo. "Tiene un muy alto nivel de vida y todo funciona bien, pero eso tiene su costo. Este año subió el desempleo y menos gente paga impuestos y hay muchos desempleados. El Estado les paga a los desempleados un monto que les alcanza para vivir, pero eso ha hecho que el país se endeude, entonces ahora hay bastantes presiones para que deje de garantizar bienestar a todos sus pobladores y para que sea más como Estados Unidos y que cada uno se haga cargo de su economía", analizó Marcos. Además Finlandia se está convirtiendo en un importante destino turístico del norte de Europa. Los múltiples lagos y bosques que alberga sumados a los tradicionales saunas disponibles en todo el país la ubican en un sitial meritorio para el turismo receptivo. Helsinsky es uno de los destinos más demandados por los visitantes. "Es una ciudad muy linda, un poco más grande que Salta -destacó Marcos- y el norte de Finlandia, a partir del Círculo Polar Ártico, nos lleva por zonas de árboles, arbustos y renos. Tiene como 200 mil lagos con bosques de pinos y abedules que perduran sin contaminación y son de acceso libre".
A todas las naciones las moldea el espíritu de la gente y visto desde estas tierras latinoamericanas el norte de Europa se antoja frío, pero Marcos lo desmitificó. "La gente está muy interesada en otras culturas, le gusta intercambiar experiencias y escuchar de otros países. La gente es muy tranquila, quizá un poco más introvertida de lo que uno está acostumbrado a ver en Argentina", dijo.

Entre dos culturas

Marcos retornó a Salta para festejar los 80 años de su madre, Fany German, y como hacía unos años que no venía notó varios cambios. "Me sorprendió que ya no estuviera el Farito (el mítico local de 50 años que cerró en marzo pasado). Extraño los cerros porque Finlandia es muy plana. A los amigos de Argentina me gustaría tenerlos acá. Pasé más tiempo acá que en Salta y ya pertenezco a dos culturas distintas", concluyó. Luego envió por email una foto para ilustrar esta nota desde su casilla "soydesaltayhagofalta".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora