Luego del temblor que destruyó casas y comercios en El Galpón el sábado pasado y arrojó un saldo de 30 heridos leves y una mujer fallecida, la comunidad sigue padeciendo las secuelas del violento sismo.
Ayer fue una jornada de mucho dolor y congoja para los vecinos porque comenzaron las demoliciones que están a cargo del Batallón de Ingenieros de Montaña 5 del Ejército de Salta. Colabora personal de Gendarmería Nacional, de la Municipalidad de El Galpón y de Vialidad de la Provincia, que se encarga de remover los escombros, y de la Policía de Salta en las tareas de prevención.
Personal de Edesa también participa de las tareas para controlar las instalaciones eléctricas. La empresa Mega, contratista de la firma Austin, que construye una cuestionada planta para producir nitrato de amonio en la zona, mandó obreros para colaborar en los trabajos.
En la tarde de ayer las maquinarias y el personal del Ejército se instalaron en la esquina de las calles 25 de Mayo y Gemes, donde se encuentra la escuela Magdalena Gemes de Tejada que sufrió derrumbes de techos y paredes.
Ante la mirada perpleja de los vecinos se realizaron importantes demoliciones en la infraestructura.
"Comenzamos retirando los muebles que había en el interior y todo lo que se podía preservar para comenzar con las demoliciones en la escuela. Avanzamos sobre las paredes colapsadas y la fachada de la institución hasta un patio interior que también fue afectado", dijo el teniente coronel Javier Palomino, quien está a cargo de los operativos en El Galpón.
Y agregó: "En forma simultánea trabajamos para apuntalar un tanque de agua del hospital local que tiene fisuras".
De los relevamientos y procedimientos participan 36 efectivos del Ejército de Salta con maquinarias y herramientas.
Palomino confirmó que en la mañana de hoy van a continuar con la demolición de la fachada de la parroquia San Francisco Solano, ubicada frente a la plaza principal.
"Paralelamente estamos trabajando en las prioridades que va estableciendo Defensa Civil, con respecto a las necesidades urgentes de apuntalamiento de viviendas y otros edificios", confirmó el militar.
El pueblo sigue cerrado
Ayer, durante todo el día, el pueblo de El Galpón siguió cerrado. Solamente se permitió el ingreso de vecinos residentes en el lugar y de familiares directos por temor a nuevos derrumbes.
La localidad no está preparada para actuar en casos de siniestros como el ocurrido el sábado por la mañana, ya que ni siquiera cuenta con bomberos voluntarios.
"Con los equipos de trabajo que organizamos se relevaron 357 viviendas, de las cuales 170 presentan daños, otras 18 deben ser demolidas en el pueblo y otras dos en la zona rural, mientras que 34 van a ser apuntaladas para que se proceda a su reparación", confirmó Ernesto Flores, subsecretario de Defensa Civil. Hasta anoche permanecían evacuadas 21 personas.

El llamado de De Vido
El ministro de Planificación, Julio De Vido, llamó ayer al intendente de El Galpón, Héctor Romero, y le dijo que mandará un equipo de profesionales para hacer un relevamiento y lo ayudará a construir nuevas casas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora