Batucada, marcha de motoqueros por las calles y protesta frente al edificio municipal conformaron ayer, otra vez, el panorama en el alejado pueblo sureño de El Tala, en el límite con Tucumán.
Como se informó ayer, el motivo de la protesta es ahora los nuevos despidos dispuestos por el intendente Andrés Mellado, de ocho ex empleados de la comuna, incluyendo al delegado gremial de ATE, Fabio Rodríguez.
El gremialista hizo hincapié para explicar el descontento actual, que en el acta acuerdo firmada en el Ministerio de Trabajo de la provincia la semana pasada, el jefe comunal se comprometió a no tomar represalias contra quienes habían participado de la huelga general de hace diez días.
Por el lado de la comuna, se explicó que los despedidos formaban parte de la planta política del exintendente Norberto Paz, que dejó una plantilla de personal sobredimensionada y que la actual administración no puede seguir manteniendo porque el presupuesto no alcanza.
Los despedidos amenazaron públicamente ayer con tomar medidas más drásticas que la semana pasada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia