Con el calor de estos días de fin de semana y ante la falta de balnearios habilitados las familias salteñas volvieron a optar por los ríos de la zona norte de Salta y volvió así el congestionamiento de autos tanto en la hora de llegada como en la hora de vuelta.
Según relataron lectores del diario, por la tarde había hasta dos kilómetros de cola de vehículos (en la zona del Quirquincho) que querían llegar a la zona de Vaqueros y La Caldera y ya cerca de la noche, la vuelta a casa se tornaba una pesadilla.
Los vecinos del lugar se encuentran entre los más afectados y según dijeron, la cantidad de vehículos desbordó a los efectivos que controla­ban el tránsito. Para paliar la situación que se repite todos los veranos, piden que se haga un nuevo puente que tenga más carriles.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora