"Hace falta una campaña en común para hacer sentir una tercera posición", expresó el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) Nueva Izquierda en una carta dirigida a las organizaciones que deidieron votar en blanco.

El voto en blanco es muy controvertido en la sociedad: muchos creen que este suma al candidato preferido y no saben de qué manera se computa. El periodista de Infobae, Juan Pablo Piscetta, intenta aclarar el asunto en una nota publicada el 25 de octubre pasado: "La Constitución Nacional es precisa al respecto y plantea que los sobres vacíos depositados en las urnas no se contabilizan para la asignación de los cargos".

"En su artículo 97 y 98, la Carta Magna establece que deben computarse únicamente los "votos afirmativos válidamente emitidos" para proclamar ganadora una fórmula presidencial. En otras palabras, se incluyen en la medición solo los votos con boletas de candidatos, mientras que los nulos y blancos se descartan", explica en su reportaje.

"La interpretación tiene su lógica: sería un sin sentido incluir en el cálculo global a los que optan rechazar todas las propuestas electorales", continúa y cita un fallo de la Cámara Nacional Electoral en la causa "Malamud", del año 2002: "Son los votos válidos afirmativos los que cumplen tal finalidad al haber existido una intención clara por parte del elector de atribuir los cargos en disputa a los representantes (...) el voto en blanco, en cambio, si bien se trata de una herramienta valiosa que permite a los votantes manifestar su disconformidad con todos los candidatos y propuestas (...) representa una manifestación válida aunque (implica), en los hechos, una abstención de elegir entre las diversas propuestas formuladas en un sistema legal de sufragio obligatorio".

Esta es la carta que publicó el MST Nueva Izquierda, al no sentirse representados por ninguno de los dos candidatos del balotaje:

"Estamos a solo 20 días del balotaje presidencial, y diversas organizaciones ya hemos manifestado públicamente nuestra decisión de no apoyar ni a Macri ni a Scioli, por considerar que ambos representan proyectos políticos y económicos ligados a los grandes poderes económicos y financieros, y cualquiera de los dos que gane, vendrá para imponer un duro ajuste contra las mayorías populares.

Los dos candidatos defienden la megamineria contaminante y a las corporaciones que destruyen nuestra naturaleza, defienden a Monsanto, a Chevron y la entrega de nuestro petróleo, están en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, quieren profundizar las relaciones de dependencia con los organismos financieros imperialistas, preparan una devaluación y un ajuste, y relaciones de complicidad y sociedad con la burocracia sindical para enfrentar las luchas de los trabajadores. Con ello se agudizará el deterioro de la salud y educación pública, la falta de viviendas, la precarización y los bajos salarios. Son en síntesis, son candidatos que de ganar van a llevar adelante medidas antipopulares.

Por estas razones, desde el MST Nueva Izquierda creemos muy importante que todas las organizaciones políticas y sociales, que desde el campo de la izquierda y el verdadero progresismo levantamos la necesidad de votar en blanco, podamos coordinar una gran campaña en común, para que se sienta con mucha fuerza, a lo largo y ancho del país, una posición independiente de los candidatos del ajuste que se enfrentaran en el balotaje. Sería muy positivo que al menos alrededor de esta tarea, pudiéramos dar pasos unitarios entre todos los sectores de la izquierda política y social que estén dispuestos, haciendo muy visible una tercera posición que se sienta con fuerza.

En ese sentido es que le proponemos a todos organizar rápidamente una primera reunión para intercambiar ideas y opiniones al respecto, y de existir acuerdo, avanzar en tareas comunes desde ahora y hasta el 22 de Noviembre. Tenemos que evitar que cualquier diferencia sobre otros temas (que podemos seguir debatiéndolas en otros ámbitos) se ponga por delante de la necesaria unidad que hace falta para responder fuerte ante el debate nacional que existe sobre el tema balotaje.

Convocamos entonces a todas las organizaciones, dirigentes, referentes políticos y sociales, sindicales e intelectuales de izquierda a coordinar en común una reunión. Y en particular a los compañeros del FIT que bien podrían jugar un rol activo en facilitar que esta campaña común y en unidad en torno al voto en blanco, se haga realidad".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 12 meses

quizá ese tipo de votación resultaría como un modo de protesta solamente pero de ahí, entre los dos postulantes uno de ellos será presidente igual, quizá los que voten en blanco puedan decir después que el que salio presidente y se manda una cag------da descomunal, podrán decir que ellos no lo votaron


Se está leyendo ahora