Eran las 18 del viernes pasado y Ricky, junto a un compañero, regresa rápidamente al taller para chicos especiales Integrando Esfuerzos, llevando el pan para compartir la merienda con todos.
A este joven, y al resto de sus compañeros, se lo ve feliz, volvió a reir a carcajadas porque su pequeño mundo escolar y de aprendizaje reabrió las puertas en la avenida Mitre, frente a la plaza San Martín de Metán.
Ricardo "Ricky" Jiménes es de Río Piedras, tiene 31 años y síndrome de Down. Al volver a clases se sienta feliz al lado de su amigo para retomar la producción de artesanías bajo la atenta mirada del profesor José Luis Osores, quien les da las indicaciones necesarias para que lo obtenido sea perfecto.

Escuela reabierta

El taller estuvo cerrado desde el 18 de julio hasta el 8 de este mes, porque pagar el alquiler se hizo imposible. A través del Gobierno provincial, que giró gran parte de los fondos, se pudo reabrir. Esto significó desembalar todo el mobiliario porque buscaban otra casa. "Estoy recontento", le dijo Ricky a El Tribuno mientras interrumpía sus tareas para tomar la merienda.
El profesor Osores explicó: "Ya estamos funcionando nuevamente y retomando las actividades, que era lo que esperaban los chicos. Pedimos el apoyo de los padres de los alumnos y hemos lanzado una rifa para recaudar fondos".
En realidad, lo que el taller de chicos especiales necesita es un edificio propio, porque desde hace mucho tiempo vienen sufriendo estos inconvenientes. Los problemas recientes se produjeron porque en lo que iba del año, el Gobierno de la Provincia había girado fondos solo para el pago de un mes de alquiler de este lugar que contiene a 20 niños, jóvenes y adultos que concurren diariamente.
El taller, creado en agosto de 2008, tiene personería jurídica 267 y está a cargo del docente Osores, quien viene trabajando por la inclusión de los chicos y mayores especiales, para que aprendan un oficio y puedan tener un mejor futuro. Estos entusiastas artesanos tienen distintas patologías como síndrome de Down, hipoacusia, problemas de motricidad y mentales leves, entre otras.
Trabajan el cuero con el que fabrican monturas, portatermos, banquetas, banquillos y cintos. En madera hacen estructuras de monturas criollas, soportes para banquetas, hebillas para cintos y diferentes tipos de cajas y hasta bijouterie. Además, hacen repujado de metal y otras actividades artísticas como dibujo y pintura y capacitaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora