El ingeniero en construcciones Walter Luna dialogó con El Tribuno sobre la situación de las cloacas del centro de Salta. Durante su carrera profesional se desempeñó como intendente de la ciudad, secretario de Obras Públicas y administrador general de Aguas de Salta.
¿Usted piensa que las cloacas del centro están colapsadas?
No hace falta ser ingeniero para entenderlo. Donde había un lote en el centro de 10 x 30 metros y vivía una familia tipo: padre, madre y tres hijos, hoy hay 50 departamentos. Es lógico que colapse la red. Es un problema complejo y los problemas complejos no tienen soluciones sencillas, sino onerosas y dificultosas.
Hay ciertas calles de la ciudad donde hay que cambiar la red cloacal porque ha resultado chica. No es un problema de Aguas del Norte, es algo que se vino dilatando en el tiempo. Vamos pateando la pelota de forma tal que esto no se arregla. Hubo alguien que dijo: "Incluso el camino más largo comienza con el primer paso". Al primer paso lo tienen que dar porque está colapsada la red. La cañería del centro de la ciudad, para ser muy claro y preciso, la puso Hernando de Lerma. Es una forma de decir que las cañerías son totalmente viejas.
¿Por qué le parece un problema tan complejo?
La línea de cloaca va siempre por el centro de la calle y de allí se conectan las casas. Alguna vez hablamos con Roberto Romero de llevar las cloacas por la vereda, pero no se puede porque las del centro de la ciudad son de 1 metro y por debajo va el caño de agua, de gas y no entra más nada. Entonces hay que llevarlo por la calle. Hay que decirle a Saeta y a todos los salteños que van al centro en auto -yo voy en colectivo- que de tal a tal día no se puede pasar por tal calle.
En la hora pico en la ciudad hay 60 o 70 mil autos. Los salteños estacionamos al frente del negocio donde vamos a comprar porque, si no, no vale. ¿Cómo hacen los colegios? Si los padres van a buscar a los chicos y estacionan en doble o triple fila sin ningún problema. Salta es una ciudad para 60 o 70 mil autos y creo que hay alrededor de 250 mil.
¿Quién es el responsable?
Cuando hay una anomia total en estas cosas no se sabe a quién ir. Hay que llamar al Ente Regulador, a Aguas del Norte, a Recursos Hídricos, a Obras Públicas, al intendente y al gobernador. Ellos tienen que encontrar a alguien y decirle: "Vos sos el encargado de decirme qué voy a hacer a partir de mi próxima gobernación y de aquí en más".
Un día, cuando era administrador general de Aguas de Salta, Roberto Romero me llamó porque no había presión en la casa de Gobierno, que era en Mitre 23. Fuimos y abrimos. Los caños eran de acero de origen francés de cinco centímetros de diámetro y adentro tenían todas las durezas que genera el agua durante 50 años. El chorrito de agua que pasaba era del tamaño de un dedo, estaba todo entarquinado, todo trancado.
Con Roberto Romero íbamos a cambiar la cañería de aguas y cloacas del cuadrante entre Ameghino, al norte; al este, las bases de los cerros San Bernardo, 20 de Febrero y la Floresta; al oeste, República de Siria - Coronel Moldes y, al sur, Bélgica - Independencia. Eso fue hace como 30 años. Nos llevó 10 meses hacer el proyecto y costaba 20 millones de dólares.
Al poco tiempo nos fuimos porque terminó el mandato y, como siempre ocurre, los que siguieron pensaron: "Lo de antes no sirve para nada, vamos a cambiarlo". Cuando busqué el proyecto, estaba desaparecido. Hoy ese plan no sirve porque han cambiado las cosas radicalmente.
¿Qué solución posible encuentra?
Dar el primer paso y hacer el proyecto.
¿Tiene una idea de los costos que puede implicar eso?
No, pero el costo no es solo económico sino social. Viste el tema de las peatonales, los negocios no vendían nada. Imaginate lo que cuesta el alquiler de un local. Esta situación multiplicada por 10 se tiene que dar en toda la ciudad para hacer los cambios que se necesitan hacer. Es un problema tremendamente complejo y no quisiera estar en los pies de los 4 o 5 funcionarios de Aguas del Norte.
¿Los malos olores que hay en la ciudad se relacionan con esto?
Los malos olores en la ciudad son espantosos y están directamente relacionados con esto. Las esquinas de Deán Funes y Leguizamón, de Rivadavia y Vicente López, de Leguizamón y Vicente López continuamente tienen agua que sale por las bocas de registro, que es por donde va la cloaca. ¿Por qué el canal Esteco o el canal este en septiembre llevan agua, si no ha llovido? Es agua de cloaca de un color verde tornasolado negruzco. Los "popós" no se pueden ver porque ya se han diluido, pero hay veces que por ahí aparece alguno.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 12 meses

Compro Renault 9 modelo 93 en el esto que esté de puro sentimental que soy.

Joan Nebresk
Joan Nebresk · Hace 12 meses

La peatonales Alberdi y Florida siguen con el olor nauseabundo de un gas fétido como pedo envasado. No van a cambiar hasta que se cambien y amplíen completamente las tuberías y se modernice la red como explica este veterano ingeniero. A este olor a sorete disecado se le suma el aceite ordinario y requemado de los kioskos de papucha y comida chatarra y el olor a sobaco de los vendedores ambulantes; una compleja mezcla de mierda que se conjuga y deja en el ambiente un olor a chancho almizclero que se te pega cuando sólo pasas por el ese circuito. La esquina del Cabildo (Caseros y Alberdi - Plazoleta 4 Siglos) siempre tiene ese olor a grasa avinagrada con una pizca de orina amanecida y reminiscencias de múltiples olores a comida residual. Los lustras y otros personajes tradicionales contribuyen a este paisaje hediondo y visual que se detecta al paso del transeúnte por las manchas negruzcas en el piso mezcla de grasa, orina, betún, aceites varios y la peor porquería que en nuestra imaginación recreen estas amorfas manchas producto de la falta de higiene del sector mencionado.

Re KennethU
Re KennethU · Hace 12 meses

Creo que no son las cloacas del centro als que están colapsadas o a punto de estarlo. Son las de toda la ciudad, se han construído muchos edificios fuera de la zona céntrica y eso trajo aparejado el aumento de viviendas y habitantes que utilizan cocinas y baños cuyas aguas van a parar a las cloacas.


Se está leyendo ahora