La foto de dos viejitos llorando, sentados en sillas de ruedas hace doler hasta la sangre. La imagen está dando vueltas al mundo por los más variados medios de comunicación, los tradicionales y los que permite la internet.
Una pareja de ancianos que pasó casi toda su vida juntos fue forzada a separarse por falta de espacio en la residencia geriátrica en la que vivían, según un artículo publicado el jueves en el diario norteamericano Daily Mail.
Wolf Gottschalk, de 83 años, y su esposa Anita, de 81, se conocieron y enamoraron cuando eran adolescentes y sus familias vivían en el mismo edificio de departamentos en Dusseldorf, Alemania.
La pareja se casó en 1954. Él trabajaba en la construcción y formaba parte de la marina mercante, mientras que ella trabajaba en un comercio.
Después de los primeros meses de matrimonio, decidieron emigrar a Surrey, British Columbia, Canadá, en busca de un mejor porvenir. Una vez establecidos allí, Wolf y Anita decidieron agrandar la familia: tuvieron tres hijos, un niño y dos niñas. Y nietos.
Asistencia permanente
Pasaron 62 años. Wolf y Anita han envejecido y, por su delicado estado de salud, necesitan una asistencia permanente. Sus hijos decidieron mudarlos a un hogar geriátrico, pero se encontraron con que los asilos de la zona no tenían espacio para recibir a dos personas. Así, hace ocho meses tuvieron que tomar la decisión más difícil de sus vidas: separarse.
La familia ha pedido en Facebook por ellos y cada día llevan a Anita a visitar a Wolf, que vive en otro hogar para ancianos, a 30 minutos de distancia.
Las autoridades de la ciudad, al tanto de la situación, han prometido trabajar para encontrar un lugar donde Wolf y Anita puedan pasar sus últimos días juntos. Pero el tiempo no sobra a esa edad. Al contrario, es el tiempo de descuento que hay que aprovechar al máximo.
Cuesta entender que esto ocurra en Canadá, un país con una economía sólida, ubicada entre las diez sobresalientes del mundo. A primera vista, la foto parece una de las tantas que a diario ofrece nuestra ajetreada América Latina, pero no. Es en el coloso del norte esta vez y con la misma crueldad que en cualquier otra parte. Una foto para la reflexión. Un suceso social llamativo, una luz roja para los gobiernos.

La carta de su nieta

Embed

Friends please read! This is The saddest photo I have ever taken. This is my Omi and my Opi. As you can see they are...

Posted by Ashley Kaila B on martes, 23 de agosto de 2016

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


EDGARDO NAVARRO
EDGARDO NAVARRO · Hace 3 meses

si fuera mi familia la traigo a mi departamento de 1 dormitorio ..que familia


Se está leyendo ahora