Mejorar y fortalecer el desempeño comunicativo, lingüístico y social por medio de la radio dejó de ser una fantasía en el hogar escuela "Carlos Guido Spano".
La coordinación del periodista Daniel Chocobar aunó el esfuerzo de los chicos para ensayar la experiencia de saber articular lo emotivo de comunicar mensajes por radio, la posibilidad para conocer qué es la producción radial, qué es una audiencia y, finalmente la conducción de un programa. Todo apuntó a que ese hecho radial no deje de ser un juego y, a la vez, una educación que trasmitió los valores del lugar, acortó distancias de los chicos con sus papás y familiares que están en alejados parajes, ya que los parientes seguramente los supieron escuchar y sorprenderse cuánto aprendieron de la comunicación social.
Se cantó canciones, recitaron poemas, procuraron transmistir valores, la promoción humana, el desarrollo integral de la comunidad andina.
Embed
El realismo llegó al taller cuando se hicieron dos dúplex con Radio Salta; los pequeños conductores salieron al aire para demostrar cuánto interiorizaron de conocimientos en la escuela.
Hay que localizar esta experiencia en forma especial: cada chico vive con conciencia de trabajo el proceso enseñanza-aprendizaje, pero cuando hacían radio no les faltó el humor y los chistes.
Los grados intermedios que participaron del taller son optimistas, con conciencia suficiente para elevar el nivel de transformación de su medio natural, económico y social. Los alumnos en la experiencia radial educativa saben usar la oralidad, la lectura y la escritura y así enfocan el texto poético y narrativo elegido con gran diversidad textual. Simple, pero profundo a la vez.
Los saludos a amigos, parientes y allegados de los niños, dieron al dúplex y al programa radial una imagen propia. Por momentos no parecía una radio escolar, sino un grupo creativo que quería la "buena onda" para inventar desde su propia escuela que "Érase una vez la radio".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia