Casi la mitad de la parroquia San Francisco Solano de El Galpón ya fue demolida y el futuro de lo que queda del histórico templo será definido por la Justicia.
En medio de un clima tenso, el juez de Garantías de Metán, Mario Teseyra, realizó hoy una inspección ocular para observar el estado actual del antiguo edificio.
Estuvieron presentes el arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, junto al abogado del Arzobispado, Pablo Maximiliano Macarón, los amparistas junto a sus abogadas Cristina Pérez y Mariana Cendoya y el intendente Federico Sacca, con el asesor legal del municipio, Mauricio Madariaga.
También se acercaron vecinos que fueron a apoyar el proyecto de construcción de una parroquia nueva, que impulsa el propio Cargnello, quien por otra parte no quiso hacer declaraciones a la prensa.
El arzobispo explicó a los presentes el proyecto y aclaró que hay que salvaguardar la seguridad y contener a los fieles. "Esta es la oportunidad de El Galpón de comenzar a despegar luego del temblor y contar con un templo nuevo. Se va a preservar todo lo que se pueda de la actual edificación", dijo monseñor.
Durante la inspección se generaron varias discusiones entre los vecinos que están a favor de la construcción del nuevo templo y los que están en contra y exigen que sea preservado el actual.

maqueta.jpg
Maqueta del nuevo templo.
Maqueta del nuevo templo.
Lo cierto es que el templo está demolido casi hasta la mitad porque ya tiraron abajo el techo, parte de uno de los laterales y otros sectores. Los asistentes caminaron sobre una gran cantidad de tejas del edificio.
"Ahora voy a aguardar los informes de los ingenieros del Poder Judicial que me acompañaron. Fue una medida importante. Pudimos observar el estado actual del templo y tuvimos la oportunidad de escuchar a las partes y a los vecinos", dijo el juez Teseyra.
Luego de la inspección, la reunión entre el juez y las partes continuó en la Municipalidad. Los vecinos aguardaron en la puerta a que finalizara para seguir de cerca los acontecimientos de su interés.
"Estamos pidiendo que este templo sea preservado porque es patrimonio de los vecinos de El Galpón. El edificio quedó dañado pero completo luego del temblor, pero fue destruido con la demolición que se estuvo realizando y se apuró luego de la presentación del amparo", dijo la abogada de los amparistas Mariana Cendoya.
La semana pasada el juez Teseyra hizo lugar a la medida cautelar solicitada por los amparistas y ordenó detener, en forma provisoria, la demolición. Ahora el magistrado dispuso varias medidas para resolver el amparo. Por su parte, el párroco Eduardo Pastrana, dijo que la mayoría de los vecinos de El Galpón está a favor de la construcción de un nuevo templo. Aclaró que el edificio se comenzó a construir en 1874 y tuvo ampliaciones y modificaciones en 1925 y 1965 y varias refacciones y mejoras a lo largo de los años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia