Un compás y una escuadra ensamblados en las rejas de la ventana son los símbolos que identifican a la añeja casona donde se reúnen desde hace años. En el frente no hay ninguna otra inscripción, ni siquiera un cartel que indique la numeración de la vivienda. Adentro se encuentran dos veces por mes las 20 integrantes de la primera logia masónica de mujeres que se formó en el interior del país.
Abogadas, comerciantes, amas de casa, arquitectas, docentes y políticas se cuentan entre las salteñas que conforman la "Augusta y Respetable Logia Acacia Número Cuatro", que en diciembre cumplirá cuatro años.
Lejos del misterio que envuelve a la masonería y de las creencias que la asocian con ritos oscuros, las representantes locales se definen como miembros de una institución dedicada a la búsqueda del progreso, el conocimiento y el perfeccionamiento interior. Sin embargo, saben que los prejuicios sobre el tema persisten y prefieren preservar sus identidades, al menos por el momento.
"Es bueno tratar de cambiar la mentalidad de la gente, que muchas veces piensa que esto es algo de ultratumba o macabro", dijo a El Tribuno Marcela, venerable maestra de la logia, tras una reunión que se hizo la semana pasada en la casa donde se encuentran habitualmente. La sede es la misma a la que asisten las logias de varones que hay en Salta.
El grupo tuvo sus inicios en 2011, pero se constituyó formalmente como logia a fines de 2012. Fueron las primeras en dar este paso en el interior del país. Desde entonces surgieron otras instituciones similares en provincias como Tucumán, Córdoba y Jujuy.
Marcela también se refirió a la idea de que todos los masones son integrantes de grupos de poder con fines políticos y económicos, quizá alimentada por la representación del tema en el cine y la televisión. "Somos personas comunes", afirmó.
Juana Manso, escritora y luchadora por la igualdad de género, y la reconocida escultora Lola Mora son algunas de las primeras mujeres que se unieron a la masonería en el país. En Salta, la primera fue Ana María Pontussi, exsecretaria de Ambiente y Desarrollo Susntentable de la Provincia, fallecida en 2010.
La logia Acacia realiza periódicamente sus "tenidas", que son reuniones de lectura, debate y trabajo. Evitar las discusiones políticas y religiosas es una de las consignas en el salón sobrio donde se congregan.
El lugar no es grande, pero se despliegan prolijamente los símbolos tradicionales de la masonería, como las columnas, el "ojo que todo lo ve" y el compás y la escuadra, que remiten a interpretaciones relacionadas con la espiritualidad. La organización mantiene los rituales de iniciación para cada nueva integrante que se va sumando.
"Creo que la aparición de las mujeres vino a quitar un poco ese halo de misterio que había en torno a la masonería y a mostrar que hay un trasfondo social, además de filosófico y ritual, porque hay un grupo que descubrió que es un espacio que también es bueno para nosotras", señaló a El Tribuno Graciela, otra de las integrantes de la logia.
Hablar de los cambios que hubo en sus vidas desde que se iniciaron es la forma más sencilla que encuentran de explicar lo que significa la masonería para los que tratan de entenderla desde afuera.
"A veces se le da importancia solo a lo racional. Yo siempre busqué algo que me lleve a completar la parte espiritual. La masonería me ayudó a equilibrarme. Es mi balance", contó Sofía.
Graciela dijo que, con más de tres años de trabajo, el grupo de mujeres se consolida y que es imortante encontrar la forma de superar las falsas creencias que existen sobre la actividad que desarrollan.
"Creo que todo prejuicio tiene detrás una imagen que se ha formado en base a un estereotipo, a la discriminación y un montón de cosas que no tienen que ver con la realidad. Me parece que es un desafío lograr claridad y abrirse, en la medida de lo posible", analizó.
La masonería en Salta es parte de la historia. Los gobernadores Joaquín Castellanos y Carlos Xamena y el intendente Ceferino Velarde fueron miembros de logias locales. En el país, la organización existe desde finales del siglo XVIII.
La iglesia San Francisco, la Catedral y la Casa de Güemes, en la calle España, son algunos de los edificios donde fueron quedando, a lo largo de los siglos, los símbolos que hablan de la presencia masónica en Salta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


NORMA BERTHA  LEÓN DE RINCÓN

Os escribo desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México, para saludaros VV.·. y QQ.·. HH.·. de Salta en Argentina. sé que aún es difícil trabajar en algunas LLog.·. SSimb.·. FFem.·., por los prejuicios de personas que desconocen la gran trascendencia humanista de nuestra labor, pero celebro que vosotras estéis comprometidas en nuestra lucha por buscar la verdad y el bien, realizando cada día el esfuerzo de ser un poquito mejor que ayer.

Luis Ricardo Díaz
Luis Ricardo Díaz · Hace 3 meses

YO LE TENGO MÁS MIEDO A LA IGLESIA...

laura  ing
laura ing · Hace 3 meses

el objetivo de los masones es reunir el maximo poder posible asi que entre ellos se ayudan a subir uno que entre entran todos

Carolina Moreno
Carolina Moreno · Hace 3 meses

Porque es Secreta??? hay que ocultar algo? Sino dejarían publicar sus nombres...

Carolina Moreno
Carolina Moreno · Hace 3 meses

eso...porque no pueden dar sus nombres?1


Se está leyendo ahora