El pasado jueves llegaron al puerto de Zárate (Buenos Aires) las bases del megatelescopio que se instalará en la Puna salteña, como parte de un emprendimiento científico argentino-brasileño que pondrá a la región en los puestos de avanzada de la astronomía mundial.
Con el arribo de las piezas, fabricadas en Alemania, se completaron los pasos iniciales del proyecto Llama (acrónimo de Large Latin American Millimeter Array), cuyo objetivo es poner en funcionamiento una antena radioastronómica de gran capacidad en Alto de Chorrillos.
En las próximas semanas, la operadora logística Shipway trasladará las estructuras que diseñó la compañía germana Vertex hasta el sitio donde será montado el observatorio.
El lugar elegido está a 20 kilómetros, en línea recta, de San Antonio de los Cobres y a 4.790 metros sobre el nivel del mar. Allí las condiciones atmosféricas permitirán desarrollar estudios de física solar y ampliar investigaciones sobre la evolución del universo, los agujeros negros y lejanas galaxias.
Según informó José Germán Viramonte, referente del proyecto en Salta, las fundaciones de la antena radiotelescópica Llama serán transportadas en equipos especiales hasta San Antonio de los Cobres, donde quedarán almacenadas en dependencias municipales hasta su instalación.
Misión francesa
Viramonte, investigador superior del Conicet, Geonorte y el Instituto de Energías de Convencionales (Inenco) de la UNSa, confirmó que el próximo martes llegarán al país dos científicos franceses del proyecto QUBIC (Q&U Bolometric Interferometer for Cosmology). La comisión técnica gala visitará, junto a Viramonte y una especialista de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Beatriz García, el sitio donde operará el radiotelescopio Llama. Los expertos evaluarán las posibilidades de instalar en el mismo predio, de 400 hectáreas, otras seis superantenas del proyecto Qubic.
Desde hace algunos años, sitios caracterizados en el cerro Macón (Tolar Grande) y Alto de Chorrillos (San Antonio de los Cobres concitan el interés de agencias y organizaciones astronómicas europeas y americanas.
El observatorio Llama, por sus características, se perfila como nodo complementario de otros complejos de radiotelescopios que ya operan en el desierto de Atacama (Chile), como APEX y ALMA. Este último está localizado a 180 kilómetros de Alto de Chorrillos.
El proyecto Llama fue impulsado por un grupo de investigadores del Instituto Argentino de Radioastronomía ( IAR) y de la Universidad de Sao Paulo (Brasil). Hoy también cooperan diferentes organismos de la Nación y la Provincia, la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (Brasil), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), la Fundación Capacit-Ar del NOA y la Universidad Nacional de Salta (UNSa).
Un proyecto de 20 millones de dólares
El observatorio radioastronómico Llama será instalado en la Puna salteña con una inversión cercana a los 18 millones de dólares.
La fase de puesta en funcionamiento del observatorio que operarán el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y la Universidad de Sao Paulo (Brasil)
está prevista para el segundo semestre de 2016.
La superantena, de 12 metros de diámetro, fue fabricada en las plantas de Vertex, una empresa tecnológica alemana que tiene sus plantas industriales en la ciudad de Druisburgo

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...