De acuerdo a datos oficiales, la cobertura en las salas de 4 años es del 80 por ciento en la actualidad. Sin embargo, conseguir una vacante en ese nivel en una escuela pública es una lotería para los padres. Hay malestar y preocupación entre los que no tuvieron suerte en el sorteo del lunes pasado, a pesar de haber inscripto a sus hijos, en la mayoría de los casos, en varios establecimientos educativos. Lo cierto es que los que quedaron "afuera" están obligados a pagar un colegio privado o, en el peor de los casos, esos niños no estudiarán el próximo año.
Ludmila Torres no logró inscribir a su pequeña hija en las escuelas que averiguó. "En 2017 mi nena tiene que hacer el prejardín, pero por la falta de lugar seguirá yendo a una salita maternal privada, en barrio Grand Bourg", contó.
La joven intentó anotar a la niña en la escuela de El Huaico (en la zona norte), porque creyó que al ser una institución nueva tendría más posibilidades, pero se dio con una sorpresa: "Había más de 50 chicos anotados en una lista de espera y el sorteo de las vacantes era para tres", señaló. Según le dijeron, allí se cubrieron 30 vacantes en el turno mañana y 15 en la tarde. En la Jacoba Saravia tampoco logró ingresar.
En otro punto, la incertidumbre que vivió Janet Escalante, vecina de la zona sur, fue tremenda hasta último momento. "No encontré lugar en la escuela Mariano Moreno porque la única sala que tiene por la tarde se completó con los hermanos que ya van al establecimiento", contó.
Entonces, agregó: "Lo anoté en otra del Intersindical (Mariquita Sánchez de Thompson) y en barrio Bancario. Afortunadamente salió sorteado en la primera, pero me parece terrible la situación angustiante que tuvimos que vivir porque solo había ocho vacantes en el turno tarde y 60 anotados".
Durante la espera del sorteo el ambiente era tenso en las distintas instituciones. Después hubo rostros de tristeza y desconcierto en padres y niños que no fueron beneficiados.
En los colegios privados tradicionales, en su mayoría confesionales, también es una odisea conseguir vacante para sala de 4 años. Gran parte de ellos ya inscribieron entre abril y julio o están realizando las entrevistas. Son pocos los que aún anotan.
"Se habla de que la educación es un derecho, pero no se llega a cumplir. Ahora hay más de 50 familias que quizá no saben qué hacer, y seguramente muchas de ellas no tienen la posibilidad de enviar a sus hijos a un privado", manifestó Escalante.

Faltantes en jardín

Pero la falta de vacantes no solo afecta a los padres que deben enviar a sus hijos a la sala de 4, sino también alcanza a las de 5 años, que por ley es obligatoria, y de acuerdo a las autoridades educativas está cubierta en su totalidad.
Sin embargo, Daniel Cerón, vecino de villa Soledad, aún no logra conseguir un asiento cerca de su casa para su hijo de 5 años. "Averigué en las escuelas 25 de Mayo, Roca, Padilla y en ninguna de ellas lo inscribieron ni preinscribieron. En todas las directoras nos dijeron lo mismo: que las vacantes fueron cubiertas con los nenes que en la actualidad van a las salas de 4", comentó el padre.
Daniel tiene tres hijos y este año quedó desocupado. "La verdad no sé cómo hacer. Tengo dos niñas que ya van a un colegio privado subvencionado, pero tres, se me hace muy difícil mantener. Por eso le buscábamos una escuela pública al más chico. El tema es que el mismo sistema no te deja otra alternativa y te obliga a pagar", se quejó Cerón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...