Escenas de caos y pánico se vivieron después de que un camión irrumpiera deliberadamente contra la gente que celebraba la fiesta nacional del 14 de julio. Según las autoridades de Niza, la cifra de muertos alcanza al menos los 84, destacando que el ataque terrorista (reconocido por el estado Islámico) dejó un saldo de más de 140 heridos.
La gente se había congregado para ver los fuegos artificiales con motivo del Día de la Bastilla, la fiesta nacional de Francia y al término de los mismos, apareció el camión a mucha velocidad, relataron testigos en la zona.
Poco ante de las 23.00 (hora francesa), un camión blanco a toda velocidad arrolló indiscriminadamente a la multitud que a esas horas celebraba alegremente.
Varias personas intentaron impedir que el vehículo prosiguiera su marcha, "pero iba a demasiada velocidad", según uno de los primeros testimonios recogidos por las televisiones locales.
Agentes de la policía dispararon contra el conductor del camión, que murió en el lugar. 'Un individuo lanzó un camión contra la multitud y fue neutralizado por la policía; está muerto", afirmó el portavoz de Interior, Pierre-Henry Brandet. El ministerio indicó que se había localizado un arma corta en la cabina del vehículo. "No hay rehenes", aseguraron.

"No salgan de sus casas"

Minutos después del ataque, el alcalde de Niza, Christian Estrosi, pidió a los ciudadanos que no salgan de sus casas a través de Twitter: "Queridos ciudadanos, el chófer de un camión causó decenas de muertos. Quédense en casa por el momento".
camiones niza.jpg
<div>Un amplio operativo policial y de emergencia, después del atentado.</div><div><br></div>
Un amplio operativo policial y de emergencia, después del atentado.

Estrosi comentó que en Niza se ha producido una noche con "una sensación de pavor y horror". Pasada la una de la madrugada, la prefectura de policía ha insistido en el mismo consejo ante la posibilidad de que el conductor del camión tuviera cómplices, mientras los servicios de urgencia se desplegaban por la zona para trasladar a los fallecidos y atender a los decenas de heridos. El atentado de Niza se produjo solo unas horas después de que el presidente Hollande anunciara que el estado de excepción vigente desde noviembre sería levantado el próximo día 26, después del Tour.
"No se puede estar de forma permanente en estado de excepción, declaró el jefe del Estado. Tanto él como los principales responsables de seguridad del país se habían declarado satisfechos de que la Eurocopa, que durante un mes ha atraído a Francia a cientos de miles de aficionados, se ha desarrollado sin incidentes graves ni atentados. Los 10.000 militares desplegados por el país van a ser reducidos a 7.000, informaron las autoridades.

El regreso del presidente

El primer mandatario francés regresó desde Avignon para asistir a la reunión de la célula de crisis que ha convocado el Ministerio de Interior, a la que también asistió el primer ministro, Manuel Valls. Varios altos cargos del Gobierno también han abandonado apresuradamente el recinto en el que se habían reunido junto a Trocadero, en la capital, para presenciar los fuegos artificiales de la torre Eiffel.
El fiscal Molins, máximo responsable de la investigación de ataques terroristas, se ha hecho cargo del caso a primera hora de la madrugada.

Embed

Embed
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora