Yanina Basílico estudió derecho y se formó como voluntaria de la ONG Vínculos en Red. Fue designada en enero responsable del Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y el Tráfico de Personas y Asistencia a las Víctimas, que depende de la Jefatura de Gabinete de la Nación.
La funcionaria estuvo en Salta para interiorizarse sobre la realidad de la provincia entre el lunes y ayer. En esas horas se reunió con la ministra de Derechos Humanos y Justicia, Pamela Calletti, legisladores, referentes de organizaciones sociales y miembros del Colegio de Abogados.
En diálogo con El Tribuno, se manifestó en desacuerdo con la idea de crear una zona roja, que actualmente se debate en Salta. Según argumentó, sería como aceptar que la prostitución es un trabajo, cuando cree que no lo es.
Además, adelantó que se comenzará a trabajar en la reglamentación de la ley nacional contra la trata de personas, aún pendiente.
Sobre el tráfico de órganos, aseguró que "existe", pero que en Argentina no hay denuncias formales.

Pasaron seis años desde que se empezó a considerar a la trata de personas como un delito federal ¿Qué cambió desde entonces y qué falta?
Como faltar, falta bastante. No voy a decir que no se hicieron cosas, pero no fue suficiente y se necesita trabajar de manera más articulada. Por eso es mi visita a Salta. Tenemos que articular entre la Nación, las provincias, las organizaciones territoriales y la sociedad civil. No es fácil y sabemos que lleva tiempo pero también sabemos que no es imposible. Las redes mafiosas están articuladas. Es un crimen organizado que también va de la mano con el narcotráfico.
En la provincia de Salta, teniendo una frontera tan permeable, sabemos que el ingreso de las drogas como de cualquier tipo de persona que entre por la parte ilegal... Ahí es donde decimos que existe esta problemática. Los gobiernos se tienen que hacer cargo de concientizar, prevenir, visibilizar y darle difusión a esto. Es un tema que nos compete a todos. Los gobiernos se tienen que hacer cargo de concientizar, prevenir, visibilizar y darle difusión a esto. Es un tema que nos compete a todos.Después de que asumí, le dije al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que necesitamos decisión política.
¿Hay más trata de personas en provincias como Salta, que tienen un límite internacional?
Cifras oficiales no hay. Lo que tenemos es la cantidad de víctimas rescatadas. Sabemos que tenemos en todo nuestro país fronteras que son muy permeables. El tema es empezar a reconocer que esto existe y que cualquiera puede ingresar y salir del país por el lugar que quiera sin tener los papeles en regla.
Las redes no respetan competencia, jurisdicción ni frontera. Estamos yendo atrás de mafias que son muy grandes, que trabajan muy organizadas y van mutando.
Las víctimas rescatadas son muchas, pero paralelamente hay pocas condenas por trata de personas...
Sí. Estamos teniendo problemas para que los acusados sean condenados por trata de personas. Muchas veces pasa que son condenados por explotación de la prostitución ajena, secuestro, extorsión... le van poniendo otros títulos.
A veces los jueces consideran que no existe trata de personas porque las víctimas estaban en el lugar donde las encontraron "por su propia voluntad".
Ahí es donde nosotros reconocemos que falta mucho capacitar a los jueces, fiscales, policías, empleados estatales y periodistas. Nadie queda afuera.
También hay que sacar esta idea de que las mujeres "están ahí porque quieren". Nuestra ley, desde 2012, sacó la figura del consentimiento. También hay que sacar esta idea de que las mujeres "están ahí porque quieren". Nuestra ley, desde 2012, sacó la figura del consentimiento. Tiene que haber una condena sin importar si "están ahí porque quieren".

¿Cómo se previene la trata de personas?
Desde el Estado, con campañas de difusión, dando información sobre cuándo desconfiar, dónde llamar ante una sospecha, qué hacer cuando desaparece alguien de la familia. Hay que sacar este mito de esperar 48 horas para denunciar.
Después hay que estar atentos a las ofertas laborales. Por ejemplo, si vivís en Salta y te ofrecen irte a Buenos Aires a trabajar de niñera con un sueldo de $15.000... No queremos generar miedo en la sociedad sino que estén atentos e investiguen si es una empresa la que contrata y a dónde te lleva. No tiene nada de malo averiguar.
Si te piden documentación para sacar pasajes, hay que sospechar. Una víctima de trata de personas a la que le sacan un pasaje empieza a generar una deuda por su traslado. Después esa deuda se sigue agrandando por lo que come.
Si te sacan de tu lugar es para que no tengas con quien contactarte porque no conocés a nadie.
Hay que empezar a tener cuidado. Los padres tienen que estar atentos a dónde y con quién están sus hijos. No digo perseguirlos, hostigarlos ni nada por el estilo.
En Salta se está debatiendo sobre la creación de una zona roja ¿Qué opina de este tipo de políticas?

Ahí estamos medio complicados porque, si se genera una zona roja, estamos diciendo que la prostitución es un trabajo. Y para mí en lo personal, como para el Comité, la prostitución no es un trabajo.
Creemos que ninguna mujer, si tiene otras posibilidades, va a aceptar ser violada en forma constante por 20 hombres por día. Creemos que ninguna mujer, si tiene otras posibilidades, va a aceptar ser violada en forma constante por 20 hombres por día. Cuando el hombre ingresa a esa habitación hace con esa mujer lo que quiere y la mujer deja de tener libertad. La libertad y el poder los tiene el hombre, que es el que paga y el que te elige. Ahí es cuando decimos hasta dónde está la libertad de quien dice que lo hace por elección propia.
También ahí está la ausencia del Estado. Y ahora nosotros como Estado tenemos que empezar a abrir un abanico de posibilidades para darles otras oportunidades y que no caigan en esto. Tratar de incluir en la sociedad y en el trabajo a todos. Terminar con la estigmatización y la discriminación. ¿Por qué dejarlas a un lado y que terminen en una esquina prostituyéndose?
Además, siempre va a haber alguien que va a ganar a costas de que esa mujer termine prostituyéndose. Entonces, hay que analizar qué mujer diría "que con mi cuerpo hagan lo que quieran mientras me paguen". Nadie se ofrece para ser esclavo. Cuando se da otra opción, me parece que no van a elegir este camino.
Y poner una zona es, de determinada manera, decir que la prostitución es un trabajo.
Podemos ver lo que pasa a nivel mundial. Tenemos la ley sueca, que penaliza al cliente, y ha disminuido. Y tenemos países como Holanda, donde ha aumentado, cuando ahí la prostitución es legalizada.
El tema de la trata de personas con fines de extracción de los órganos, ¿es un mito o hubo casos?
El tráfico de órganos, tejidos y fluidos existe. Oficialmente en Argentina no tenemos casos denunciados. No quiero decir con esto que no exista, que no ocurra o que no pueda llegar a pasar.
A nivel mundial sabemos que esto sucede. La ONU reconoce que el tráfico de órganos existe. Es muy bajo el porcentaje en comparación con el nivel de explotación laboral o sexual, pero existe.

La ley nacional contra la trata de personas no está reglamentada en su totalidad, ¿qué falta?
En su momento se reglamentó la ley de manera parcial. Es de lo primero que empezamos a hablar con los diferentes ministerios desde que asumí.
El viernes, antes de viajar a Salta, estuve hablando con el jefe de Gabinete y puso a disposición a sus directivos del área legal y técnica para empezar a trabajar en la reglamentación de los artículos faltantes. También avanzaremos en la formación del consejo federal contra la trata. Son dos buenas noticias y es un respiro en el sentido de que empezamos a tener decisión política.
¿Qué cambiaría con la reglamentación? ¿Qué es lo que falta?
Falta el artículo donde se reglamenta la asistencia a las víctimas, para ver de dónde va a salir el presupuesto y qué área va a estar a cargo. Falta la parte del protocolo de actuación, la de la incorporación de las organizaciones al consejo federal. Son pequeñas cosas que para nosotros son grandes cosas.
Con esto, y aplicando la ley, podemos decir que vamos a empezar a notar en un futuro un gran cambio. Tenemos la oportunidad de empezar a articular y conocer la realidad de cada provincia.
La sensación es que en provincias del norte, como Salta, la trata es mayormente sexual. Y que en las grandes ciudades, como Buenos Aires, es más laboral, con los talleres clandestinos. ¿Es así?
Encontramos las dos. Acá en Salta, en las zonas rurales también hay explotación laboral. En Buenos Aires quizás no hay explotación en zonas rurales pero hay talleres clandestinos y explotación sexual. Acá en Salta, en las zonas rurales también hay explotación laboral. En Buenos Aires quizás no hay explotación en zonas rurales pero hay talleres clandestinos y explotación sexual.
¿Puede haber trata sin connivencia del Estado?


(Piensa) Uno muchas veces dice que para que exista trata tiene que haber connivencia del Estado, del poder político y del judicial, pero también de la sociedad civil, cuando mira para un costado y no hace una denuncia. Cuando los Estados empecemos a hacernos cargo de que esto sucede porque lo permitimos, ya estamos cambiando algo.
Tenemos que comenzar con el compromiso desde el lugar que cada uno ocupa. Hay que hacer la denuncia desde cualquier teléfono al 145, una línea gratuita, anónima y que funciona las 24 horas.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 7 meses

NO SON VIOLADAS DEJA DE HABLAR BOLUDECES, HAY MUCHAS MINAS QUE LES GUSTA LA PROSTITUCION Y CON ESTO HACEN SU NEGOCIO

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 7 meses

no son violada ......hacen sus negocios ....venden sus cuerpos a buen precios....el negocio mas antiguo de la historia......",protstitucion ".algunas son Sra...Madame , hacen sus buenas $$$$$$$$......lo hacen como trabajo por que les es mas redituable , le gusta el confort.......


Se está leyendo ahora