Vive en Buenos Aires pero siempre vuelve a reconocerse, y reencontarse en la casa materna del barrio Jardín de Orán, donde creció feliz. Yanina Menis es una bohemia que pertenece a la camada de la promoción 90 del colegio del Huerto de Orán. Es diseñadora gráfica y su incursión en el arte comenzó un día cuando se encontró mirando una mancha de humedad y descubriendo imágenes en ella. ¿Estaré loca?, se preguntó, y antes de buscar una respuesta por esa senda, se inscribió en el Instituto Universitario Nacional de Arte en Buenos Aires (IUNA).

¿Cómo fue esa experiencia?
Descubrí mi verdadera vocación. Paralelamente a la carrera en el IUNA empecé a estudiar pintura con Ponciano Cárdenas, un pintor boliviano muy groso, gran maestro, que me enseñó muchísimo de color y naturaleza muerta. Con él pinté mucho a Salta; tengo una serie desde la fotografía llevada al cuadro con oleos. También trabajé mucho con carbonilla sobre papel escenográfico que te permite desplegar las luces y las sombras sobre un fondo natural. La carbonilla me abrió la imaginación ante las manchas sobre el papel, veía cuerpos ensamblados, partes de cuerpos, expresiones de rostros y noté la necesidad de trabajar esta faceta mía con el maestro Diego Perrota que me ayudó a expresar eso que había en mi mirada de las manchas. Con él expuse cuatro veces en la Fundación Lebensohn.

¿El arte es tu trabajo?
Si pero no reditúa; es como querer vivir del aire. En Argentina el arte tiene su tiempo lento. Vender una obra es muy difícil, nada que ver con Australia, Nueva Zelanda, Europa, incluso Miami, donde se puede vivir del arte. Acá la gente prefiere comprar una copia antes que un original.

¿Conocés a alguien que viva del arte acá?
Milo Lockett hace arte para el pueblo por ejemplo y tiene la filosofía de vender barato para que llegue a todos. Lo bardean por ser una especie de mercader del arte, pero está claro que acá no se puede vivir del arte de otro modo.

¿Tu máxima aspiración?
Mi sueño es ganarme el premio nacional de Bellas Artes. También me encantaría exponer en Salta y mostrar mi obra a quienes me conocen.

¿Sólo pintás?
También hago esculturas de alambre forrado con lanas que es un material que me encanta. Una vez forrado el alambre con la lana, lo tejo como si fuera lana. Es loco pero queda bien.

¿Que es Orán en tu arte?
Es color, es contraste y encuentro, es algo bizarro y algo amado. Es la mezcla de todo lo imposible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Patricia Navarro
Patricia Navarro · Hace 3 meses

Hermosa nota ,tiene razón la artista es dificil vivir del arte en este país .Ser creativo o diseñar, no los hace cualquiera ,hay que estudiar mucho y conocer culturas,es tener mundo!!! Lastima que en este país se valore poco y nada al artista

Tira Rex
Tira Rex · Hace 3 meses

y droga tanbien


Se está leyendo ahora