*

Yo no hago piezas en serie. Diseño lo que el cliente me pida en alpaca, cobre y bronce
Sus manos se mueven con destreza. El bronce, el cobre y la alpaca son los elementos cotidianos con los que Rubén Panozo realiza sus obras de arte. "Yo hago desde una bombilla hasta un juego de té", dice humildemente este artesano cochabambino.
Portarretratos, marcos de espejos, jarrones, entre tantas otras piezas, se encuentran en su taller. Son únicas y especiales. "Yo no hago trabajos en serie, por el contrario, elaboro las piezas a pedido de los clientes", agrega.
Rubén tiene 64 años y hace 32 que llegó a Salta. Cuenta que lo trajo un "español" que tenía una joyería y platería frente a la plaza 9 de Julio. "Yo conocía ya el oficio, pero allí aprendí más", contó. Rubén no recuerda si era mucho o poco lo que le pagaban por aquel entonces, lo que recuerda es que les alcanzaba para vivir dignamente. Nacido en un pueblito de Cochabamba, Bolivia, llegó a Salta, acompañado de su esposa Pastora y su hijo Elis que ya había comenzado a caminar.
"Yo no tengo una especialidad, sino que hago lo que me pide la gente", agregó.
Rubén es muy celoso de sus diseños, "yo los pienso mucho y después los hago", contó.
Como sus trabajos son a pedido, casi no tiene stock. Rubén aclara que él no diseña joyas. "Diseño de todo, pero no hago joyería", aclaró.
Su taller de trabajo funciona en su propia casa en el barrio Juan Pablo II de la zona norte de la ciudad.
No necesita publicidad, es un artesano conocido por mucha gente que se entera a través del "boca a boca", además, sus piezas son su mejor tarjeta de presentación.
Rubén, quien ya tienen dos nietos, trabaja con su hijo Elis.
"Vivimos juntos y trabajamos juntos", aclara.
Hace cuatro años, en las fiestas de fin de año, se lastimó la mano derecha en un accidente doméstico. "Me corté los tendones", dijo.
De todos modos, luego de recuperarse comenzó a trabajar nuevamente, pero ya no tiene la misma fuerza. Así es que su hijo, lo ayuda. "Los dos somos artesanos y trabajamos juntos", dijo, pero "cuando hay que hacer fuerza, de acuerdo al material que se use y a la pieza que esté haciendo, mi hijo me ayuda", agregó.
Rubén tiene clientes en otras provincias, incluso en el exterior, quienes periódicamente le piden piezas. "Yo las hago y me encargo de enviarlas, si son de acá cerca yo las llevo, hay gente que prefiere venir a buscarlas", dijo.
Diseños
"No publico las cosas en el Facebook porque lo que hago es muy particular, yo soy celoso de mis diseños, los pienso y los dibujo... no quiero que me copien", remarcó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...