Y un día, por fin, el cuerpo de Karina empezó a cambiar. Adentro crecía el hijo que tanto habían esperado con Horacio. Ya eran historia los años de dolores físicos, emociones y sensaciones encontradas, lágrimas, frustraciones... Pero siempre, y por encima de todo, el prometedor manto de la esperanza y por momentos la certeza que Dios le tenía preparada la maternidad, lo que ocurrió finalmente, porque "Dios es muy generoso".


El matrimonio Echazú-Per llevaba varios años, pero el embarazo de manera natural no sucedía. Fue aumentando la preocupación hasta que decidieron iniciar las consultas médicas, consultorio por consultorio buscando el médico acertado. El primer estudio fue un histerosalpingografia, un tipo de radiografía de contraste en la zona uterina, para saber si las trompas están obstruidas o son permeables. Karina no tiene dudas de que entre todo lo que pasó, éste fue el peor estudio, porque "es invasivo pero además fue el primero y muy shockeante". Supo que una de sus tropas de Falopio estaba inutilizada y tuvo el primer diagnóstico: nunca iba a poder tener un hijo de manera natural. "Fue muy, muy duro, terrible. Para colmo fui sola, creí que había ido a una consulta común", recordó.
El duelo fue muy difícil para todos. Hasta ese momento, Karina tenía infertilidad sin causa específica, por lo que siguió con estudios hasta saber que tenía endometriosis, una enfermedad muy dolorosa, hasta invalidante, tanto que muchas veces no podía ir a trabajar. Se operó dos veces para sacarse adherencias endometriosicas en ovarios y útero. En 2008, se hico una inseminación intrauterina, pero no tuvo buenos resultados. Entonces, empezó a pensar en una fecundación in vitro.
Cada estudio negativo, cada fracaso era volver a empezar para la pareja. Los ánimos por el piso, pero seguían. Y volvían a rebuscar dinero para repetir el intento. La ley de cobertura todavía no estaba y la obra social no reconocía esas prácticas. Era fines de 2010. Llegó la fecundación in vitro, pero el resultado fue negativo. Nueva desazón.

Terapia de hermanas

Entre médicos, lágrimas, familia y trabajo, Karina se encontró con "un grupo de mujeres hermosas que, me di cuenta, somos hermanas de la vida". Fue terapéutico, aprendieron mucho una de otras. Se reunían los sábados para juntar firmas por la ley.
En ese interín llegó Natividad a la vida de Karina y Horacio, lo que los hizo olvidarse bastante de lo otro. Se sentían realizados con la nueva integrante de la familia. Mientras, seguían trabajando por la ley provincial que finalmente fue aprobada por Diputados, tuvo modificaciones "que no respetan lo que dice la ley nacional" en Senadores; volvió a Diputados y ahora está en Senadores. Sigue ahí.

Con la ley en la mano

Karina seguía con horribles dolores menstruales, por lo que inició un nuevo tratamiento. La ley ya estaba aprobada, ya no tendría que afrontar nuevos y enormes costos, pero nada fue tan fácil. Tuvo que ir durante diez días seguidos al IPS hasta que consiguió la autorización para la cobertura. "Hoy -resaltó- es una de las obras sociales que cumple con la ley, en una cobertura del 80%". Del 20% restante debería hacerse cargo el co-seguro. "Atsa, mi obra social de entonces, no quiso pagarme ese porcentaje por lo tanto me tuve que hacer cargo de la diferencia. En ese momento, yo no estaba en condiciones físicas ni anímicas para pelear por ese derecho y pasó, pero ahora que todo está bien voy a volver a pelear para que la obra social me reconozca el co-seguro del tratamiento", comentó.
Karina transitaba el último tramo del tratamiento por los dolores menstruales cuando el médico le preguntó si todavía quería intentar un embarazo.
Sin dudar, Karina y Horacio fueron por una segunda fecundación in vitro, esta vez, con resultado positivo. Fue varón y hoy tiene 6 meses.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


bagre chuzero
bagre chuzero · Hace 6 meses

Felicitaciones! !!!

El Patatoes
El Patatoes · Hace 6 meses

Saludos a Horacio y felicitaciones !

Santiago Saravia Day
Santiago Saravia Day · Hace 6 meses

Felicitaciones y agradecimiento a hombres y mujeres que lograron tanto avance científico y legal. Es injusto atribuirle los méritos a un dios.

ROLANDO GARVIZU
ROLANDO GARVIZU · Hace 6 meses

Y LA FE DONDE LA COMPRO?...SARAVIA DAY...NO SEA VOS INJUSTO....LA FE PARA SEGUIR SE LA DIO DIOS....


Se está leyendo ahora